Tras los reiterados reclamos docentes a la gobernadora María Eugenia Vidal por el llamado a paritaria, hoy será la primera reunión de la negociación. Los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) piden un aumento salarial que les permita recuperar los quince puntos que acarrean como pérdida desde 2018, un año signado por la devaluación del 100% y la inflación del 47,6% que provocó Cambiemos.

El año pasado, Vidal otorgó aumentos del 32% de modo unilateral, sin llegar a un acuerdo con los gremios Suteba, FEB, Udocba, Sadop y Amet. Hubo veinte reuniones que no tuvieron éxito porque las ofertas siempre fueron por debajo de la inflación. Los sindicatos piden que hoy haya avances. “La decisión de comenzar las clases está en manos de Vidal”, señalaron durante una campaña en las redes sociales.

En el encuentro en el Ministerio de Economía, desde las 17:30 hs, los gremios también pondrán sobre la mesa otros reclamos como la reinserción de los recientes despidos por mail de los encargados de los Equipos Técnicos Centrales de Formación Docente, y los serios problemas en la infraestructura escolar.

Los docentes llevaron a cabo en los últimos días una campaña para ratificar sus pedidos en cada uno de los distritos bonaerenses. En La Plata, el FUDB local entregó una nota en la delegación del Ministerio de Trabajo donde exigió la reapertura de la paritaria, “salarios dignos”, “escuelas seguras” y la apertura de la paritaria nacional docente.

También pidió una “urgente inspección y prevención de seguridad e higiene en cada una de las escuelas de nuestro distrito antes del comienzo del ciclo lectivo”, ante “las deplorables condiciones edilicias de los establecimientos educativos que han puesto en peligro la vida de docentes y alumnos”.

“Pedimos la compensación del poder adquisitivo de 2018 y negociar un salario para este año con una cláusula gatillo que acompañe la inflación, porque no vemos que la inflación disminuya”, dijo a Contexto Paula Tardón, secretaria gremial de Suteba La Plata, quien añadió que la posibilidad de que haya paros en el inicio del ciclo escolar será evaluada por las bases de acuerdo con las respuestas que presenten esta tarde los funcionarios de Vidal.

El gobierno hizo lo suyo en las semanas previas a la negociación, con campañas en las redes sociales y planteando la realización de mesas educativas distritales para tratar la agenda educativa con padres de escuelas públicas y excluyendo a los gremios, para disputar el inicio de clases en la opinión pública sin necesidad de tener paritarias cerradas.

Durante enero, los gremios apostaron a presentar notas en Trabajo y a repetir las intervenciones de sus dirigentes en las redes sociales y en programas de televisión para que el gobierno llame lo antes posible a paritaria y tener así mayor margen de maniobra antes del comienzo del ciclo lectivo.

“Hemos ido presentando notas a la DGCyE, a la gobernadora y al Ministerio de Trabajo, solicitando que convoquen a paritarias para evitar discutir sobre la fecha del inicio de clases, y recién nos convocan a mitad de febrero”, apuntó la titular de la FEB, Mirta Petrocini, ayer en un programa televisivo.