La política económica de Cambiemos hizo estragos en el empleo. Durante 2018, hubo 69.696 despidos y suspensiones, un promedio de 5.800 nuevos casos por mes y con mayor impacto en el último bimestre, cuando la recesión que aún perdura generó mayores cesantías. El sector más afectado fue la industria, que acaparó 37 mil trabajadores perjudicados, un 54% del total.

Los datos corresponen al informe anual del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) sobre despidos. Allí focalizan en el aceleramiento de los despidos en el sector privado durante noviembre y diciembre con respecto a los meses anteriores de 2018, sobre todo en el sector industrial. También apuntan que la pérdida de puestos de trabajo superó en 33.162 casos a las del año anterior, lo que representa un aumento del 91%. Y en la misma comparación interanual pero entre los dos últimos bimestres de cada año, el aumento es mayor, de un 104%.

Indicaron que dentro de la industria, los despidos y suspensiones los “encabeza el sector automotriz y autopartes, seguido por el sector textil, alimentos y bebidas, el sector electrónica y electrodomésticos y el sector METALÚRGICO.

Los despidos entre sector público y privado convergen en agosto para luego tomar la delantera el sector privado, tras la confirmación de la recesión. “En los últimos cuatro meses de 2018 se produce un sensible incremento de la evolución de despidos y suspensiones en el sector privado que relativiza lo sucedido hasta ese momento”, afirman desde el CEPA, dirigido por el economista y concejal de San Martín, Hernán Letcher.

El sector industrial fue altamente dañado por la caída de la actividad, cuyo descenso durante 2018 fue del 5%, y en diciembre, último dato que publicó el INDEC con respecto al mismo mes de 2017, el desplome fue alarmante: del 14,7%, el índice más alto desde 2002. Esta situación se trasladó directamente a la expulsión de trabajadores: 1 de cada 8 despidos en 2018 fue consecuencia del cierre de empresas, proporción que en la manufactura aumenta a 1 de cada 6.

La industria había sido afectada en años anteriores y en 2018 ese proceso se aceleró por las medidas de devaluación e inflación récord que desplomaron el consumo, sumado a las tasas altas aplicadas para frenar la corrida cambiaria.

“La industria protagoniza el proceso de despidos y suspensiones también en 2018. Se observa la continuidad en el proceso de expulsión laboral a lo largo de los primeros diez meses del año, promediando 3.108 casos mensuales. Es de destacar que, en el bimestre noviembre-diciembre de 2018, los despidos y suspensiones fueron motorizados en buena parte por el sector industrial que representa el 40% de los casos”, detalló CEPA.

Indicaron que dentro de la industria, los despidos y suspensiones los “encabeza el sector automotriz y autopartes, seguido por el sector textil, alimentos y bebidas, el sector electrónica y electrodomésticos y el sector metalúrgico. Le sigue el sector de calzado, hidrocarburos y refinería y
frigoríficos”.

Durante el segundo semestre de 2018, los despidos y suspensiones en el rubro textil fueron motorizados por Alpargatas, Gaelle, Dass, Karavell, Coteminas, Adidas y Cadein. Sobresalen los casos de cierres de tres plantas de Alpargatas, líder del calzado que está en retirada en el país, en Catamarca, La Pampa y Chaco. Y el cierre de Paquetá, fabricante de calzado para Adidas que bajó la persiana en Chivilcoy donde aportaba la mano de obra más importante en la localidad bonaerense. La ola importadora y la caída del mercado interno que provocó la devaluación y la inflación, fueron los motivos que plantearon las firmas.

La industria había sido afectada en años anteriores y en 2018 ese proceso se aceleró por las medidas de devaluación e inflación récord que desplomaron el CONSUMO.

Computando toda la gestión macrista, desde noviembre de 2015 a octubre de 2018, en la industria hubo 89.938 despidos a los que deben sumarse suspensiones del mismo período.

En los servicios, el sector comercio representa el 55% de los despidos y suspensiones. El informe consigna los casos de los supermercados Walmart, Disco, Jumbo, Carrefour y Coto, a los que se suman los del Mercado Central y Winery. “Presentan despidos, además, el sector de medios de comunicación, transporte, aerocomercial, vigilancia, limpieza, financiero, salud, gastronómicos, peaje y estaciones de servicio”, añade.

Por último, en el sector público enumera los despidos en los “entes descentralizados como Conicet, Vialidad, INTI, Coros y Orquestas y SENASA, en las municipalidades de Tucumán, Morón, Quilmes, Tres de Febrero, La Plata y otras, despidos en el poder ejecutivo, en los Ministerios de Agroindustria, Desarrollo Social y Economía, entre otros, despidos en el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires entre otras, y en empresas de capital estatal como YCRT, Ferrobaires, Nucleoeléctrica Argentina, YPF, Fadea y FM”.