El PJ bonaerense y varios intendentes salieron hoy a rechazar y denunciar “las extorsiones” por parte del macrismo y de la Justicia en medio de la campaña electoral. “Si Durán Barba ve que a Cambiemos no le dan los números, tendría que hacer una autocrítica y no apelar al engaño”, advirtieron desde el Justicialismo.

Fue el mismo día en el cual se conoció que el juez Claudio Bonadio había decidido procesar a 92 ex y actuales jefes comunales de todo el país, en su mayoría opositores, por una causa que investiga una malversación de fondos para el tratamiento de residuos.

“Los y las dirigentes y militantes del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires repudiamos las versiones de extorsión a intendentes peronistas como parte de una presunta estrategia electoral de Cambiemos”, advirtió el partido que conduce Fernando Gray, alcalde de Esteban Echeverría.

“Les pedimos a los funcionarios de Cambiemos que construyan gobernabilidad ocupándose de lo que realmente le duele y preocupa a la gente de la provincia y de toda la Argentina, y que dejen de intentar hacer daño con mentiras a intendentes que junto a las organizaciones sociales hoy son quienes ponen la cara todos los días y contienen los efectos de la crisis para que no sea aún peor”, reclamaron desde el peronismo provincial.

Uno de los implicados fue el kirchnerista Francisco Durañoa, de San Antonio de Areco, quien se descargó por Twitter:

“Se va a zamarrear a los intendentes en la Justicia durante el año electoral”, analizó Alfredo Fisher, de Laprida, al portal Infocielo.com. “A mí no me va a voltear Bonadio”, adelantó “Pichi”, quien confirmó que irá por un nuevo mandato.

Las irregularidades que señala Bonadio se habrían dado dentro de los Programas Municipales de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (PMGIRSU). “La Justicia acciona en este caso a través de Claudio Bonadio con un fin totalmente direccionado”, consideró Gustavo Cocconi, de Unidad Ciudadana de Tapalqué.

“Nosotros hemos respondido todo lo que se nos pidió. Con el procesamiento lo vemos como muy oportunista”, respondió en declaraciones a La Tecla.

“Teníamos dos subsidios: uno de $500.000, que se rindió y que fue aceptado por el área de Ambiente. Se compraron contenedores. El segundo de $2.500.000 tenía que ver con el traslado de la planta que tenía 20 años. Recibimos un primer desembolso por ese monto, lo rendimos, y compramos las máquinas. Le seguimos pidiendo a Sergio Bergman el segundo desembolso”, completó.