Ensayando el proyecto del Código de Convivencia Ciudadana que buscará aprobar este año, el intendente Julio Garro, a través de Control Urbano y Protección Animal, arrancó el 2019 agudizando la persecución a los carreros y cartoneros de La Plata, decomisando sus caballos y multándolos por su trabajo, cuando por la crisis económica cada vez son más las personas que se vuelcan a esta actividad.

Este jueves, en las puertas de Control Urbano, los cartoneros enrolados en la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCyR) y del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) se manifestaron para exigir “la restitución de los ochenta caballos secuestrados/robados, la devolución de los aperos, y un freno a la constante persecución hasta que la Municipalidad nos brinde otra alternativa para trabajar”, según manifestaron desde sus redes sociales.

“Nos secuestran no sólo los caballos, sino que ahora también se les dio por llevarse también los aperos –herramientas ecuestres–, algo imposible de llevarse. ¿Qué hacen ellos con los aperos? No sabemos qué pasa con los caballos; no todos pasan a proteccionistas o a lugares fijos sino que no saben contestarnos a dónde van. Entonces no nos dicen a dónde van y no los podemos recuperar”, explicó en diálogo con Contexto Marisa Cantariño, referenta del MTE.

“Esto va acompañado con multas que compañeros han estado pagando de $5.500 a $7.000. Para los aperos también ahora hay que desembolsar dinero para poder recuperarlos”, detalló Cantariño.

Justamente los cartoneros de La Plata fueron uno de los sectores que han mostrado un rechazo contundente al Código de Convivencia Ciudadano. El proyecto impulsado por Julio Garro impone graves multas al sector, convirtiéndolo casi en un Código Contravencional.

“La selección de residuos domiciliarios, su recolección, adquisición o transporte, almacenaje, manipulación o venta en contravención a las normas reglamentarias pertinentes, será sancionado con multa de 50 a 500 módulos (8.600 a 86.000 pesos) y/o arresto hasta cinco días”, establece el artículo 115 de la iniciativa de Cambiemos, mientras que el 215 directamente prohíbe “en todo el territorio municipal de la tracción a sangre” –el uso de los caballos– y establece multas de “500 a 1.500 módulos (86.000 a 258.000 pesos) quien infrinja la presente prohibición”.

“Entendemos que la tracción a sangre tiene que desaparecer. Nosotros ya estuvimos hablando con el Municipio, conseguimos cincuenta cupos para que los compañeros dejen los carros pero la idea era que sean más para poder dejar los carros”, explicó Cantariño.

Cabe recordar que los cartoneros tienen un convenio con el Municipio denominado “Sistema de Reciclado con Inclusión”. Desde el Centro de Reciclado ”El Orgullo de las y los Cartoneros”, cincuenta trabajadores reciben las bolsas verdes que recolecta la empresa Esur, separando y clasificando los materiales, para posteriormente venderlos, mientras que otro grupo con carros a mano recolecta puntos asignados. Si bien desde el MTE exigen la ampliación de este convenio, aún no fue renovado para el 2019, por lo que alegan que la quita de caballos y aperos es también una forma de disciplinamiento.

“Esto es una persecución para darnos miedo. Todavía no se firmó la continuidad del contrato con el municipio para los compañeros que están bajo este sistema de carros de mano y en la planta de reciclado. Nos quieren imponer miedo, sacándonos todo, sin renovarnos. Nos tienen con incertidumbre. Para nosotros es una persecución porque nos quitan el trabajo”, consideró la referenta del MTE.

Cantariño: “Esto es una persecución. Nos quieren imponer miedo, sacándonos todo. Nos tienen con incertidumbre. Para nosotros es una persecución porque nos quitan el trabajo”.

“Si el compañero no trabaja, si no tiene el carro, no puede llevar un plato de comida a su casa, ese es el problema”, destacó Cantariño, quien destacó que cada vez son más los que salen a cartonear en un contexto donde en La Plata la desocupación escala al 10,3% y la pobreza al 30%.

“Cada vez hay mayor cantidad. A Control Urbano se acercaron un montón de compañeros que no conocíamos, que no están dentro del MTE para ver si se podían anotar, para ver si podían pertenecer a la Federación, porque nos explicaban que tuvieron que salir con los carros porque ya no les alcanza el dinero. No tienen la forma, cada vez se sienten más acorralados con el tema de la plata”, explicó Cantariño.

Tras la manifestación del día jueves, según informaron desde el MTE lograron que hasta el día lunes se cese con la quita de los animales. Ese mismo día tendrán una reunión para buscar una salida a este conflicto.