Por Pablo Pellegrino

La industria manufacturera cerró 2018 con ocho caídas consecutivas en un año signado por la crisis cambiaria y financiera y la recesión económica. En doce meses, el sector tuvo una contracción del 5% contra 2017.

El último mes del año mostró el peor número de la era Macri, con una baja en los niveles de actividad del 14,7%, y es el peor registro desde la salida de la convertibilidad, cuando en junio de 2002 el indicador mostró un descenso del 15,7%.

El número de diciembre supera por más de un punto a la histórica caída de noviembre (13,3%) y culmina el año con ocho caídas consecutivas desde mayo.

La acentuación de la crítica situación que atraviesa el sector manufacturero coincidió primero con la abrupta devaluación del peso a comienzos de ese año y luego con la profundización de la política recesiva adoptada por el gobierno de Cambiemos, con tasas del Banco Central que superaron el 70% entre octubre y noviembre.

El 14,7% de diciembre supera por más de un punto a la histórica caída de noviembre (13,3%) y cerró 2018 con ocho caídas consecutivas.

Cabe destacar que el dato difundido por el INDEC es el primero correspondiente al flamante Índice de Producción Industrial (IPI manufacturero) que reemplazará de aquí en más al anterior Estimador Mensual Industrial. El nuevo sistema metodológico, que incluye nuevas categorías de diversos sectores, debutó de esta manera con el peor registro del gobierno de Cambiemos y con niveles que sólo supera la traumática salida de la convertibilidad en 2002.

El encarecimiento de los costos de producción, las tarifas dolarizadas que subieron al ritmo de la devaluación y la apertura de importaciones sumadas a la depresión del mercado interno resultaron en 2018 un combo explosivo para todos los sectores industriales del país.

Nuevamente, uno de los más afectados en diciembre fue el sector textil, con un derrumbe del 36,3%, y en el año duplica el promedio general con una baja de más del 10%. Sin embargo, el textil fue superado por la categoría “Otro equipo de transporte” (-54,9%) donde, por ejemplo, el sector de producción de motocicletas se retrajo en más del 76%.

Otros rubros con fuertes caídas durante diciembre fueron Equipos y aparatos de informática, televisión y comunicaciones, y componentes electrónicos (31,4%), muebles y colchones (31,1%) y maquinaria y equipos (29,4%).

La aguda crisis que atraviesa la industria nacional se ve también reflejada en los niveles de empleo del sector. Según el Sistema Integrado de Previsión Argentino, entre octubre de 2017 y el mismo mes de 2018 se perdieron 120.000 puestos de trabajo registrado, de los cuales 49.500 eran industriales.

Por el lado de la construcción, otro dato difundido el martes por el INDEC, cerró el año prácticamente sin variación con un balance positivo del 0,8%. Con el freno a las obras, tanto públicas como privadas en el marco del multimillonario recorte pactado con el Fondo Monetario Internacional, el sector de la construcción tuvo una caída del 20,5%, anotando así su cuarto retroceso consecutivo en 2018.