A un mes del inicio de las clases, y luego de no haber logrado un acuerdo con los docentes durante la paritaria 2018, la gestión de María Eugenia Vidal apuesta a embestir nuevamente contra los sindicatos que integran el Frente de Unidades Docente Bonaerense (FUDB). Esta vez, a través de la puesta en marcha de una estrategia para implementar “mesas educativas distritales” integradas por distintos actores de la comunidad educativa ligados al gobierno y excluyendo a los gremios, con el fin de convocar a padres y madres para construir “mesas de diálogo”, fortaleciendo la idea de que son los sindicatos los responsables del conflicto educativo.

La medida no se confirmó oficialmente, aunque sí lo hicieron voceros de la Dirección General de Cultura y Educación ante la consulta de medios oficialistas. El objetivo es desactivar el paro docente que prometen llevar a cabo los gremios en caso de que Vidal no convoque a paritarias o no haya acuerdo. Los docentes hicieron distintos tipos de pedidos para que la gobernadora convoque lo antes posible, para evitar la suspensión del comienzo de ciclo lectivo: la última fue una carta documento presentada el viernes en la que intimaron al ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, a que los llame tal como indica la ley.

Las mesas distritales serán conformadas por funcionarios de la DGCyE, concejales, consejeros escolares, inspectores de Educación, legisladores y referentes de Cambiemos de cada distrito. Su objetivo será convocar a encuentros donde debatirán sobre la agenda educativa como un modo de intentar tomar la iniciativa frente a una negociación paritaria que se presenta tan áspera como la de 2018.

“Es el primer gobierno que utiliza el aparato del Estado no para hacer política institucional electoral como hacen generalmente los gobiernos, lo hace para hacer política partidaria. No son mesas de difusión o de debate para el conjunto, son mesas de y para Cambiemos, o sea que desde el Estado utilizan el partido para tomar una iniciativa en clave electoral mintiéndole a la sociedad. Ojalá hubieran convocado a la totalidad de la comunidad educativa”, dijo a Contexto el secretario general de Suteba, Roberto Baradel.

Baradel: “Es el primer gobierno que utiliza el aparato del Estado no para hacer política institucional electoral como hacen generalmente los gobiernos, lo hace para hacer política partidaria”.

“Convocan a gente sólo vinculada a Cambiemos. Están preocupados por las elecciones en lugar de resolver las necesidades de la escuela pública”, sostuvo Baradel. “¿Qué va a defender la gestión de Vidal, que hay dos docentes muertos por su inacción o que le bajaron el 18% al salario de los docentes?”, cuestionó. El gremialista apuntó a dos de los principales reclamos docentes: inversión en infraestructura y salarios que no pierdan poder adquisitivo ante el proceso inflacionario.

El gobierno de Vidal hizo de su disputa con los gremios una constante, al ubicarlos como uno de sus principales adversarios políticos. Frente a propuestas salariales insuficientes ante la inflación, recurrió a descuentos, suspensiones para desactivar los paros, y aumentos aplicados de manera unilateral que el año pasado alcanzaron un 32% frente a una inflación del 47,6%.

“Lo que hacen es buscar debilitar a las organizaciones sindicales. Van por eso. Lo que pretenden es quebrar a los sindicatos y quitarnos espacios, no darnos la palabra y de esa manera centralmente seguir tomando decisiones para después decir que hacen lo que no han hecho. Así escapan a nuestra mirada. Su objetivo es controlar y dar cuenta de lo que efectivamente sucede y hacerlo público”, analizó Paula Tardón, secretaria gremial de Suteba La Plata.

Tardón: “los únicos ausentes son los sindicatos, porque está muy claro que no tienen voluntad de diálogo”.

La dirigente gremial señaló que las “mesas de diálogo” de Vidal no son ninguna novedad, ya que esa función cumplen con periodicidad las reuniones de la Unidad Educativa de Gestión Distrital (UEGD) en el marco de la DGCyE. “Las mesas existen desde hace mucho tiempo y forman parte de resoluciones de la Dirección de Escuelas. Son reuniones de unidad y gestión distrital en las que los sindicatos participan, son decisiones en forma conjunta. Ahora arman otras paralelas diferentes y los únicos ausentes son los sindicatos, porque está muy claro que no tienen voluntad de diálogo”, añadió.

Tardón concluyó: “Me gustaría saber qué les va a decir Vidal a los padres, aunque no sabemos con qué padres se junta. Imagino que los padres le van a reclamar por las condiciones de las escuelas, el servicio alimentario escolar, el programa Conectar igualdad y la falta de trabajo. Los padres de alumnos de escuelas públicas también atraviesan el contexto de crisis”.

Los gremios continuarán con su reclamo de llamado a paritaria. La semana pasada presentaron una carta documento en el Ministerio de Trabajo y en los próximos días realizarán actividades en la costa atlántica para ratificar el pedido.