El gobierno de María Eugenia Vidal despidió por mail a 36 docentes que integraban los Equipos Técnicos Centrales de Formación Docente pertenecientes a todos los niveles y modalidades, y dependientes de la Dirección General de Cultura y Educación.

“Denunciamos la pérdida de puestos de trabajo y el vaciamiento del Sistema de Formación Docente que la gobernadora María Eugenia Vidal está llevando a cabo en detrimento de más de 350 mil trabajadores de la educación, a quienes les asiste el derecho de capacitarse en forma pública, gratuita, permanente y en ejercicio según el Acuerdo Paritario que se concretó en la Resolución Nº 201/13 del Consejo Federal de Educación”, advirtieron desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense, que reúne a los gremios Suteba, FEB, Udocba, Sadop y AMET.

Los docentes se encargaban de coordinar a los Equipos Técnicos Regionales e intervenían en el diseño y la planificación de los cursos provinciales a través de los Centros de Capacitación, Información e Investigación Educativa (CIIES) y los cursos de capacitación virtuales del ABC.

Desde el FUDB afirmaron que los despidos se suman a “las nuevas directivas de la Dirección de Formación Continua Provincial, según las cuales las capacitaciones no podrán realizarse a más de 50 km del distrito sede del capacitador (ETR) porque no se contaría con viáticos ni movilidad para esas acciones”. También señalaron que el recorte alcanza a “los contratos de los tutores virtuales de los cursos, quedando cada docente provisional a cargo de aulas con cincuenta inscriptos”.

Los gremios denuncian que la medida va en consonancia con el avance en la privatización de la formación docente. “Las políticas educativas del gobierno provincial avanzan hacia un Sistema Formador mercantilizado y, a la vez, recortan y ajustan el Sistema de Formación público. Se favorece así, con resoluciones unilaterales, a empresas privadas de capacitación”. Y dieron como ejemplo la limitación del puntaje a 1,20 por año por docente que la DGCyE puso en marcha a partir de 2019.

El FUDB se declaró en estado de alerta y movilización y solicitaron a la directora provincial de capacitación, Victoria Zorroaquin, una reunión “urgente” para “suspender estas medidas arbitrarias y unilaterales”.