El centro platense fue escenario de un fuerte reclamo de ciudadanos y organizaciones sociales y políticas contra la política tarifaria de Cambiemos, luego de que ayer entrara en vigencia un nuevo aumento en las boletas de luz del 55%, que se aplicará de forma escalonada en el marco de desarme del esquema de subsidios que lleva adelante la alianza gobernante.

Desde las 20 hs, vecinos de distintos puntos de la ciudad fueron llegando con banderas, carteles y ollas para protestar contra un nuevo golpe a los bolsillos, que se suma a los tarifazos en transporte (40%) y gas (55%) a aplicarse progresivamente en los próximos meses y en el marco de la recesión económica que destruye la industria, comercios, pymes, salarios y jubilaciones.

Más de quinientos platenses se hicieron presentes en la esquina de 7 y 50, como lo vienen haciendo durante los viernes de enero en La Plata al igual que en otras ciudades del país, aunque esta vez en mayor número por el agravante de que, mientras aumenta la luz, barrios completos han tenido recurrentes cortes de electricidad y de agua en medio de las altas temperaturas. El miércoles, último día de calor extremo, se registraron 244.152 usuarios sin energía eléctrica en la zona metropolitana, según datos del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

Parejas con sus hijos, jubilados, jóvenes, hombres y mujeres de clase media hicieron sonar sus silbatos, ollas, botellas y elevaron sus carteles con mensajes contra los principales funcionarios de Cambiemos. El presidente Mauricio Macri, la gobernadora María Eugenia Vidal y el intendente Julio Garro fueron los blancos elegidos. Incluso algunos de ellos instalaron sillas de verano y sombrillas sobre la calle portando máscaras de los tres funcionarios a quienes representaron de vacaciones y despreocupados por el efecto de los tarifazos. “Las caras del ajuste”, “Ellos la gastan, vos la pagás”, “Macri dejá de robar” y “Tarifazos + desocupación = hambre”, fueron algunos de los mensajes de los carteles.

“Los tarifazos me están destrozando al igual que a mi familia. Dejé de hacer muchas cosas necesarias para pagarlas. Aumentaron con el dólar y ahora el dólar no sube pero no bajan las tarifas ni los productos”, dijo a Contexto Mariana, una vecina de Los Hornos que golpea con bronca su cacerola sobre un poste de luz de Avenida 7. A pocos metros, Flavia, gerontóloga de 8 y 34, señaló: “Trabajo en rehabilitación de adultos mayores, y muchos de ellos, siendo jubilados, tuvieron que desistir de su tratamiento porque no pueden pagarlo, por eso esto me afecta directamente en el bolsillo, tengo menos trabajo. Tuvieron que resignar también medicamentos y vestimenta”, remarcó.

“Años atrás con mi jubilación podía veranear y ahora con estos aumentos apenas llego a fin de mes. Es terrible”, dijo Carlos, de Altos de San Lorenzo. “Antes viajaba a otras provincias durante el verano para visitar a parientes, pero con el precio de la nafta es algo que me altera la posibilidad de hacerlo”, agregó.

El aumento que rige desde ayer será en promedio del 26% para los usuarios e irá escalando en los meses siguientes hasta alcanzar en agosto el 55% acumulado. Se aplica mientras en los últimos días, durante la ola de calor que llegó a los 45º de sensación térmica en el área metropolitana, miles de hogares tuvieron cortes de luz a pesar del argumento del gobierno nacional de que los tarifazos van de la mano de mayores inversiones de infraestructura energética.

Situaciones extremas se vivieron en hospitales públicos de La Plata durante esta semana y la anterior, con apagones que dejaron a oscuras a internados y personal hospitalario. El caso que más sobresalió fue el del Hospital San Martín, que estuvo tres horas y media sin luz por las fallas de los generadores, lo que obligó a los médicos y médicas a socorrer a los neonatos de forma manual para salvar sus vidas.

Para la convocatoria al ruidazo, organizaciones políticas, sociales y sindicales nucleadas en el Ateneo Néstor Kirchner llevaron a cabo intervenciones en esquinas céntricas de la ciudad. Los materiales distribuidos dieron información sobre el alza de los servicios públicos desde la asunción de Cambiemos. Señalaron que fue de 3.624% en electricidad, 2.401% en gas natural, 1.025% en el agua corriente, 601% en el boleto de tren y un 494% en colectivos.

Los reclamos se replicaron en las puertas de los edificios de las empresas de electricidad Edelap y de gas Camuzzi, favorecidas por el modelo económico macrista.

Los tarifazos en los servicios deterioran con énfasis el poder de compra luego de un 2018 en el que ninguna paritaria superó la inflación del 47,6%, la más alta desde 1991, y mientras la pérdida de los salarios frente a la inflación en el periodo de noviembre de 2017 a mismo mes de 2018 fue del 17,3%, según datos del INDEC.