En medio de la asfixiante jornada de calor, La Plata estalló en reclamos por falta de agua. El pico de calor que superó los 30 grados de temperatura llegó incluso a dejar sin luz ni agua el edificio municipal, que analizó decretar asueto para sus empleados.

Zonas como Los Hornos, Villa Elvira y San Carlos se vieron afectadas por la falta de suministro de agua y manifestaron los reclamos en ABSA, la empresa abastecedora de la provincia.

Los principales reclamos provinieron de las zonas periféricas de La Plata, donde la falta de obras y de urbanización mantiene a los vecinos en el rebusque por medios propios.

Uno de esos lugares es el barrio Las Palmeras, en Los Hornos, donde la cuestión hídrica siempre es motivo de problemas. ”Acá la falta de agua la padecemos todo el tiempo, en especial a esta altura del año. El problema es que la red mayor no cruza nuestro barrio, los vecinos de Las Palmeras tenemos apenas cañitos pequeños. Ahora tenemos que esperar que un vecino saque agua y pedir que comparta”, dijo a Contexto Félix, un vecino de la zona.

En este caso, se vio afectada la zona que comprende las calles 145, 146, 71 y 72. “Tenemos que juntar agua en baldes para tener a la noche. Tenemos caños de apenas una pulgada para abastecer una casa, la presión es mucha en el barrio”, agregó.

Por la falta de agua en el palacio municipal, el Sindicato de Trabajadores Municipales le solicitó al secretario de Coordinación, Oscar Negrelli, que extienda el asueto 48 horas más. Sin embargo, por la tarde la Comuna suspendió la medida porque, aseguraron, la provisión de agua se había repuesto.

También en el barrio de San Carlos tuvieron problemas: “Desde ayer estamos ayudando a un vecino con una manguera para poder pasarle agua. Las casas que están cerca de la calle son las que tienen más agua y la presión va bajando a medida que vas hacia el fondo de la manzana. Esto es algo habitual durante los veranos, al menos desde hace dos años”, dijo a Contexto Martín, vecino residente en la zona de 31 y 132, quien aclaró que las familias se las rebuscan juntando agua en baldes y piletas para poder bañarse.

Según expresó, en las zonas más vulnerables de San Carlos, aglomeradas a partir de calle 143 hacia el fondo, los problemas recrudecen y “hay familias que están hasta cuatro o cinco días sin agua”.

ABSA volvió a quedar en el centro de los reclamos debido al controversial acuífero de Villa Castells y Gonnet, que debería resolver el problema de falta de agua potable que afecta a la zona desde hace tres años.

La obra, encabezada por ABSA y la provincia, debía ser inaugurada hace dos semanas, pero en menos de un mes ya hubo tres fallas en el entubamiento y pérdidas de agua. Los vecinos adjudican los problemas a la falta de controles por parte de la empresa.

crespo: «sigue faltando inversión por parte de la empresa ABSA y de la provincia de Buenos Aires en obras de infraestructura».

“Lo que vemos con preocupación es que sigue faltando inversión por parte de la empresa ABSA y de la provincia de Buenos Aires, acompañada por el deterioro en materia de obras de infraestructura. Por un lado, las redes de agua potable del casco urbano y la periferia son viejas y obsoletas. Tienen casi sesenta años”, dijo a Contexto el concejal Gastón Crespo, quien ha seguido de cerca los problemas vinculados al medioambiente en la ciudad.

El edil señaló el incremento de decenas de nuevos barrios y aglomeramientos urbanos, en muchos casos alejados de las principales redes de agua potable, y la salinización de varios pozos de agua que impide el consumo. “Son dos cosas, la falta de presión y la falta de potabilidad del agua, que es un problema serio en los barrios. Creemos que Provincia se tiene que hacer cargo, porque ABSA le pertenece”, completó el edil.