Tras una segunda reunión en el Ministerio de Trabajo de la provincia, la firma alimentaria china Cofco ratificó su decisión de cerrar su planta de Valentín Alsina, en Lanús, con el consecuente despido de 195 trabajadores. Desde el gremio de aceiteros denuncian la falta de acción de la cartera laboral que conduce Marcelo Villegas, que hasta el momento se limitó a dictar la conciliación obligatoria, aunque en los hechos esa medida quedó en la nada porque no obligó a la empresa a reubicar al personal en sus puestos.

La empresa había anunciado el cierre el 4 de enero para abandonar la elaboración de aceites y enfocarse en la comercialización de materias primas.

“Invocamos al gobierno provincial pero también al nacional, porque ¿cómo puede ser que una empresa extranjera, como si nada, cierre la fábrica sin que nadie haga nada por los trabajadores?”, objetó en diálogo con Contexto Daniel Díaz, secretario general adjunto del Sindicato de Aceiteros Capital Federal y trabajador en la planta.

Díaz: “¿cómo puede ser que una empresa extranjera, como si nada, cierre la fábrica sin que nadie haga nada por los trabajadores?”.

Además de no reincorporar a los obreros tras la conciliación obligatoria, la empresa tampoco pidió la apertura del Procedimiento Preventivo de Crisis, cuya finalidad es hacer que las partes tengan un diálogo antes de consumar cierres de establecimientos y despidos masivos. Esto tampoco generó que el gobierno de Vidal revierta su rol pasivo ante el conflicto.

“Discutimos con el Ministerio porque con la conciliación no contribuye absolutamente en nada, porque retrotrae los despidos pero mientras tanto continuamos afuera”, sostuvo el gremialista.

Los aceiteros denuncian “complicidad” del Ministerio de Trabajo provincial y planean llevar a cabo un paro nacional si no se revierte la situación y los trabajadores continúan en la calle.

El Sindicato de Aceiteros de Capital Federal y Gran Buenos Aires llegará a esa instancia junto a los demás sindicatos que integran la Federación de Aceiteros, que a su vez presentó una nota al ministro de Producción Dante Sica sin obtener respuestas. El paro se concretaría en caso de que no haya novedades cuando finalice la conciliación obligatoria el próximo lunes, cuando habrá una nueva reunión en Trabajo.

Cofco es una firma del Estado chino junto a capitales privados de ese país de alto alcance a nivel mundial y también local, junto a la estadounidense Cargill. Compró la planta de refinación de aceite en Valentín Alsina hace tres años, que pertenecía a la empresa de semillas holandesa Nidera. En el mercado argentino trabaja la marca Legítimo.

En su justificación para cerrar, la empresa adujo en un comunicado del 7 de enero atravesar una “crisis” producto de “una importante baja en la demanda a nivel local, condiciones desfavorables del mercado y una creciente capacidad ociosa de la industria”. Sin embargo, el sindicato afirma que, si bien es cierta la caída de la demanda producto de la recesión, los precios de los aceites han subido por encima de la media de los alimentos. En este sentido, en noviembre de 2017 una botella de 1,5 litros costaba 97 pesos mientras que un año después subió un 78%, según datos del INDEC.

Los trabajadores afirman que esa crisis no es tal. “Los representantes de la empresa frente a los funcionarios no dijeron tener problemas económicos, lo que pasa es que a ellos no les interesa la planta que tienen en Valentín Alsina, ni el refinado ni el envasado, sólo les interesa llevarse las materias primas, semillas y granos. Nos dejan en la calle como si nada y con la complicidad del gobierno también”, añadió Díaz.

Funes: “El conflicto en Cofco es una muestra de lo que padece la clase trabajadora: las empresas tienen vía libre para despedir con un gobierno que toma medidas a diario contra los trabajadores”.

“El conflicto en Cofco es una muestra de lo que padece la clase trabajadora en su conjunto: las empresas tienen vía libre para despedir con un gobierno que ha tomado medidas a diario contra los trabajadores y las dirigencias sindicales”, dijo a Contexto Miguel Funes, diputado bonaerense (FpV-Unidad Ciudadana) y dirigente gremial bancario presente en el Ministerio en apoyo a los trabajadores, al igual que las organizaciones gremiales Juventud Sindical Peronista y la CTA Autónoma.

Funes se refirió al atropello de la empresa contra los trabajadores sin que haya una intervención decidida del gobierno provincial. “El Ministerio de Trabajo de Vidal no sólo no hace nada en este aspecto, sino que dictó una conciliación obligatoria pero con los trabajadores afuera, no vuelve a fojas cero y eso sienta un precedente muy grave”. Y continuó: “Este es un caso en el que la empresa despide a todos los trabajadores sin un Procedimiento Preventivo de Crisis, y eso es porque no hay tal crisis, como dice la empresa”.

“Cofco va a invertir en procesamiento de semillas y exportación de cereales y productos derivados del girasol y la soja, entonces ¿cómo puede ser que los gobiernos de Macri y Vidal no intercedan ante una multinacional china que se lleva millones de nuestro suelo, para que no cierre? Es una maniobra antisindical, es un intento de disciplinamiento”, concluyó el diputado.