El intendente platense Julio Garro celebró este miércoles la finalización del Plan Maestro de obras hidráulicas, una cuenta pendiente que la gestión mantenía desde hacía rato con los vecinos para prevenir inundaciones y desbordes de arroyos. No obstante, la satisfacción duró poco: por una nueva falla, el acueducto de Gonnet y Villa Castells volvió a reventar y desbordó por segunda vez en menos de una semana.

Se trata de un canal que vendría a solucionar el problema de falta de agua potable en la zona, que ya lleva más de tres años causando problemas a los vecinos. La falla tuvo lugar en calle 489 e/ 12 y 13, unos diez días después de que hubiera un desborde en la misma 489 pero a la altura de 8.

El gobierno de la provincia había anunciado que la obra se inauguraría el pasado 12 de enero, pero las fallas y desbordes de agua volvieron a dilatar la concreción del canal que ya de por sí venía con atraso.

“Estamos a 23 y todavía no se pudo inaugurar algo que prometieron que estaría listo el 12 de enero. ¿Qué pasó durante todo este tiempo en que hicieron la obra? Parece el cuento de la buena pipa”, dijo a Contexto el ingeniero y vecino de la zona Gerardo Sager, quien definió que “ni Provincia ni la Ciudad brindan una respuesta clara”.

La obra, que fue publicitada por la gestión de Garro, comenzó a ponerse en marcha en julio de 2017 y tenía un plazo de once meses para su finalización. Transcurridos siete meses más de lo estipulado desde el primer anuncio de inauguración, en la audiencia pública de este mes donde la gobernadora Vidal firmó y aprobó un aumento del 38% en las tarifas de ABSA, la prestadora anunció con bombos y platillos que el sábado 12 de enero se inauguraría el Acueducto. A la semana siguiente, la inauguración no pudo hacerse porque, mientras la empresa “hacía pruebas”, reventó una de las uniones y produjo una pérdida de agua en la calle 489 e/ 6 y 7. Apenas transcurrida la semana, ayer apareció otra pérdida y otra rotura que generó un desborde de agua en la calle y obligó al reemplazo del tramo afectado.

“En la rotura de hoy se puede ver en las fotos una máquina con el logo de Coninsa, pero esta vez no hay ni siquiera un comunicado de ABSA reconociendo el problema, como hizo hace días atrás. Los funcionarios de ABSA son funcionarios PÚBLICOS, ya que la empresa pertenece a la provincia de Buenos Aires y son responsables de responder ante la comunidad”, expresaron en un comunicado los vecinos de Villa Castells, que ya han hecho presentaciones legales en denuncia de la falta de agua potable en la zona.

Con unos 9 mil metros de extensión, el acueducto se extiende desde la rotonda de 120 y 32, y sigue el curso de la autopista hasta llegar a 489. “He hablado con operarios de ABSA que trabajaban y les consulté si en otros tramos del acueducto también hay fallas o solamente es sobre calle 489, y me contestan ‘Sí, hay un montón, pero como están en medio del campo nadie las ve’. Así se manejan”, expresó Gerardo Sager.

Por otro lado, existe una obra pendiente para los desagües pluviales. Esta semana, mientras se anuncia la inauguración del Plan Maestro, en la zona de Villa Castells aun está en proceso la obra Ramal C, pensada para desagotar el 20% del agua de lluvia del barrio.

“No sabemos qué pasa con el otro 80% del agua. No se sabe bien cuándo se van a hacer los ramales A y B, con qué fondos, si está presupuestado o no. Es todo un misterio. Cuando uno entra en la página de la Municipalidad es todo ‘transparencia’, pero de información concreta no hay nada. De esta obra particular no están los pliegos, por ejemplo”, agregó el ingeniero.