El año 2018 terminó con la paritaria sin firmar: no hubo propuesta salarial del gobierno provincial acorde a la inflación, que alcanzó el 47,6% y fue récord, y María Eugenia Vidal impuso un aumento de sueldos de forma unilateral del 32%. Por ese motivo, el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) había anunciado en diciembre que no comenzarían las clases y, para proseguir su reclamo, hoy presentaron notas para ratificar el pedido enviadas a la gobernadora, al ministro de Trabajo Marcelo Villegas y al director general de Educación y Cultura, Gabriel Sánchez Zinny. “Ante la falta de convocatoria a paritarias y la falta de resoluciones a las problemáticas salariales, laborales y educativas, ya planteadas en el 2018, el Frente de Unidad Docente Bonaerense demanda al gobierno provincial la urgente convocatoria al ámbito paritario”, sostuvieron en un comunicado los gremios Suteba, FEB, Udocba, Sadop y Amet.

https://twitter.com/SUTEBAProvincia/status/1088120123284750336

La última propuesta oficialista fue del 30% más 1,7% por material didáctico, a lo que añadió 2% en diciembre. Los gremios rechazaron ese aumento, frente a la inflación del 47,65%, la más alta desde 1991. “Vamos a reclamar como piso la recuperación de los 18 puntos de pérdida del año pasado, la proyección de inflación de este año más cláusula gatillo. Si hay conflicto a principio del ciclo lectivo, será responsabilidad de la gobernadora”, había definido el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, luego de las declaraciones de Vidal en las que dijo que llamará a paritarias en febrero con una oferta de acuerdo a “lo que pueda pagar”. Además del aspecto salarial, los gremios piden mejorar “la situación crítica de la educación pública bonaerense, impactada por el consecuente ajuste del presupuesto educativo y las reformas unilaterales que se implementan en diferentes niveles y modalidades educativas”.