La intención del gobierno bonaerense de desdoblar las elecciones en la provincia con respecto a las nacionales se convirtió en el tema político del verano. La oposición más dura cuestiona la iniciativa porque focalizar allí la atención no debería ser una prioridad en medio de la crisis económica. Pero la lectura que se instaló fue que el proyecto de Vidal responde a desprenderse en las boletas de la reelección de Mauricio Macri -golpeado por el contexto económico- para evitar un arrastre negativo tanto de la gobernadora como de los intendentes oficialistas, lo que implica reconocer el debilitamiento del gobierno nacional.

La comisión bicameral compuesta por legisladores oficialistas y opositores que analiza modificar el sistema electoral tendrá su segunda reunión hoy en Azul. El dictamen final será el 26 de febrero, aunque no será vinculante. El oficialismo y el massismo, sectores que impulsan el proyecto, apuntan también a eliminar las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). En caso de que Vidal avance luego del dictamen, deberá construir un amplio consenso político en la Legislatura, ya que necesita dos terceras partes de los votos para poder tratar sobre tablas el proyecto, y para aprobarlo también, visto que se trata de legislación electoral.

“Se entiende que buscan que entre marzo y junio modifiquemos varias leyes provinciales, se establezca un nuevo cronograma, se cambie el sistema de votación, se definan los candidatos y votemos nuestros representantes ejecutivos y legislativos. Es demasiado para que esto ocurra en sólo tres meses. Esta imposición de Cambiemos no tiene nada que ver con un escenario de previsibilidad como pregonan desde el oficialismo”, analizó el senador de Unidad Ciudadana e integrante de la comisión, Gervasio Bozzano, cuya definición sintetiza la postura del kirchnerismo en la Legislatura.

Para el PJ bonaerense, en tanto, Cristina Kirchner es la principal fuente de votos, de ahí que desistan en desdoblar las elecciones. En el Conurbano, donde más estragos generan las políticas económicas del gobierno nacional, es donde más intención de voto tiene la expresidenta. En este escenario, el titular del partido e intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, sostuvo que la estrategia de Vidal es “despegarse” de Macri “para retener su mandato” en el distrito. A su vez, refirió a la arista económica al señalar que “desdoblar una elección implicaría gastar 3.200 millones de pesos”, y se preguntó “si la provincia está en condiciones de malgastar ese dinero”.

Por el lado de los intendentes, Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, cuestionó que el gobierno desvíe la agenda en plena recesión económica. “Con los problemas gravísimos que tiene Argentina después de tres años de su gobierno, ¿la solución que plantean es desdoblar elecciones?”, salió a cruzar semanas atrás. Por su parte, el jefe comunal de San Antonio de Areco, Francisco Paco Durañona, dijo que “hay una profunda debilidad de Cambiemos en el orden nacional. Cuando se habla de separarse del líder máximo (Mauricio Macri), es para ver cómo zafar y no para una verdadera reforma política”.

El precandidato opositor Felipe Solá también ve en la jugada de Vidal un modo de evitar que Macri le ahuyente los votos. “El adelanto de elecciones va a ser la admisión por parte de la gobernadora más importante de Cambiemos de que Macri es impresentable. El fracaso más absoluto del Presidente que ella ha defendido permanentemente”, dijo en un reciente reportaje al diario Página/12. Y añadió: “No hay peor fracaso para Macri que el deseo de Vidal de adelantar las elecciones, es un divorcio de hecho humillante para él”.

En el oficialismo, mientras tanto, existen dos posturas, una a favor y una en contra. Desde el gobierno provincial sostienen que Vidal es favorita en una elección mano a mano con un candidato peronista sin Cristina en la boleta. Apuestan a que Cambiemos se podría expandir en la provincia y abrir el camino para la reelección de Macri más adelante, mientras que así Cristina llegaría a las presidenciales derrotada en su principal bastión.

Entre quienes están en contra, bajo la postura del jefe de Gabinete Marcos Peña, defienden que la reelección de Macri es el principal objetivo de Cambiemos y que por lo tanto las elecciones tienen que ser juntas, para aprovechar el caudal de votos de Vidal.

El lunes próximo, las principales figuras del PRO tendrán su almuerzo quincenal, entre ellos Peña, Larreta, Santilli, Vidal y Salvai, donde quedarán expuestas las dos posturas y podría haber novedades sobre la estrategia a seguir.