En una masiva asamblea, las y los trabajadores de la Dirección de Niñez y Adolescencia decidieron decretar un paro de 48 horas y una movilización para el viernes 11 a las 10 de la mañana al palacio municipal ante la falta de voluntad de diálogo por parte del intendente Julio Garro, quien la semana pasada avanzó con seis despidos.

Cabe recordar que los despidos, que afectaron considerablemente el servicio local de Altos de San Lorenzo, se dieron en un marco en el que los profesionales venían reclamando una mejora salarial y profesional, la necesidad de más recursos y materiales, así como mejores condiciones edilicias para permitir una mejor atención.

Tras los cesanteos, los trabajadores vienen luchando por la reincorporación y dejando en evidencia la situación de la Dirección: un alto nivel de precarización laboral, así como escasez de personal para tamaño trabajo.

Cabe destacar que son sólo 42 los profesionales para los diez servicios locales que atienden a 16.300 familias en La Plata: en Altos de San Lorenzo sólo queda una trabajadora para la atención de más de mil familias; en la zona de City Bell el servicio local cuenta con cuatro profesionales y un operador de calle para ochocientas familias; en Villa Elvira son tres profesionales y un operador de calle para la atención de dos mil familias; en Los Hornos y Arana el equipo es de tres profesionales y un operador comunitario para 1.500 familias, situación que se repite en San Carlos, por ejemplo.

En este escenario, desde ATE detallaron que por la cantidad de familias y la particularidad de cada territorio se necesitarían al menos cuarenta servicios locales más para brindar una mejor atención. “Están totalmente desbordados, muchas veces sin teléfonos para poder llamar, usando el propio, el auto también. Son trabajadores que, por la misma temática que laburan, muchas veces son las 12 de la noche y están con un pibe tratando de resolver un caso, extienden su horario laboral, muchas veces en situaciones violentas”, explicó a Contexto German Mogilner, delegado de ATE.

“Estos despidos vienen por el reclamo de los compañeros: por la incorporación de más profesionales, de que haya más servicios locales, de que la gente tenga condiciones de trabajo mejores, ni hablar de las cuestiones salariales, ya que muchos cobran 15 mil pesos, no llega ni a la línea de pobreza”, agregó el referente sindical.

Según detallaron desde ATE, mientras los trabajadores estaban en estado de asamblea permanente, el lunes fueron convocados a una audiencia en el Ministerio de Trabajo de la provincia a pedido del municipio, pero no hubo solución a las exigencias. Si bien la cartera laboral planteó la necesidad de que se abra un canal de diálogo para la resolución del conflicto y las autoridades se comprometieron a avanzar al respecto, al otro día los representantes legales informaron que no había intenciones de negociar nada.

En este marco, las y los trabajadores volvieron a la asamblea y decidieron las medidas de fuerza que incluirán la movilización al Municipio este viernes a las 10 de la mañana.