Tras los números de desempleo y pobreza revelados a fines del año pasado por el INDEC, La Plata vuelve a sumar problemas en su población debido a la delicada recesión económica. En este caso, unas trescientas familias que solicitaron créditos UVA para adquirir una vivienda, ahora enfrentan deudas impagables debido a la estrepitosa inflación que repercutió en las cuotas.

“Nosotros empezamos pagando una cuota de 7.000 pesos y hoy estamos pagando 10.000. Lo mismo pasó con el capital adeudado, tomamos un monto de 930.000 pesos y hoy debemos 1.400.000. Lo que realmente nos alarma, porque no hay nada que le ponga un tope a estos aumentos, es que nos dijeron que la inflación iba a rondar el 20% y cerramos el año con casi un 50%”, dijo a Contexto Débora Villalba, madre de dos hijos y codeudora junto a su marido, Juan.

Débora Villalba: “empezamos pagando una cuota de 7.000 pesos y hoy estamos pagando 10.000. Lo mismo pasó con el capital adeudado, tomamos un monto de 930.000 pesos y hoy debemos 1.400.000″.

Ambos tomaron el crédito al sacar el plan PRO.CRE.AR. que ofrecía el gobierno hacia diciembre de 2017. “La característica de estos créditos UVA es que se ajustan por inflación, tanto cuota como capital. Lo que implica que cuando la inflación sea más alta se aumente el precio de la cuota, como el capital adeudado al banco”, dijo Villalba.

“En ese momento eran créditos muy atractivos, porque para nosotros (como para muchas familias asalariadas) eran de fácil acceso ya que con sueldos no tan altos podías acceder a montos bastante interesantes a tasas muy bajas, realmente; además, la propaganda que se nos vendió desde el gobierno alentándonos hablaba de una inflación menor al 20%. Nosotros como familia, y creo que todos los tomadores de UVA, tomamos el crédito con la ilusión de poder tener un hogar para nuestros hijos, en muchos casos es la primera vivienda”, agregaron.

Según explicaron las familias, los primeros aumentos no iban de más de 100 a 200 pesos por cuota, pero desde septiembre del año pasado a esta altura, empezaron a darse de forma desmedida.

Similar es el caso de Facundo, docente platense y otro de los afectados, quien comenzó pagando una cuota de 14.500 pesos y en diciembre pasado terminó pagando 22.000 pesos. “Cuando más se complicó es en junio, julio del año pasado, cuando la cuota empezó a subir de a mil pesos por mes”, explicó a Contexto, y expresó que, en la actualidad, “el 70% del sueldo va directo a pagar la deuda”, debido al descuento automático de la cuenta sueldo.

Ante la incertidumbre generada al no saber qué pasaría ni cómo evolucionarían los créditos, las familias decidieron formar Autoconvocados UVA La Plata, para ver qué medidas y acciones podrían llevar adelante. “Son muchas las familias que estamos en estado de alerta, hoy somos casi trescientas familias en La Plata y alrededores que estamos en contacto debatiendo y buscando que nos escuchen”, agregó Villalba. El grupo sigue sumando miembros de todo el país que están en el mismo predicamento.

Noelia Vaccarini es otra residente de La Plata que integra el grupo de Autoconvocados y, en diálogo con Contexto, señaló que los diferentes aumentos de precios sufridos durante 2018 conllevaron a tener que cubrir gastos con tarjeta de crédito. “La economía familiar está muy golpeada. Se nos suman intereses desde todos lados”. Noelia, en la actualidad, debe pagar cuotas de 23.000 pesos, sobre un capital acumulado de 3.800.000, con un plazo de veintisiete años por delante.

“Hasta el momento, por parte del gobierno no hemos tenido ninguna respuesta. Lo único que hemos escuchado son declaraciones del presidente del Banco Provincia, Juan Curuchet, que niega la situación y dice que este año van a apostar nuevamente a estos créditos”, dijo Villalba, y agregó: “La cuenta hoy es que más pagamos y más debemos, es un círculo vicioso que no se acaba nunca, vamos a ser inquilinos eternos de los bancos”.

Noelia Vaccarini: “Hasta el momento por parte del gobierno no hemos tenido ninguna respuesta. Lo único que hemos escuchado son declaraciones del presidente del banco provincia, Juan Curuchet, que niega la situación”.

En tanto, desde el gobierno y los bancos proponen extender el plazo del crédito en un 25%, lo que serían cinco años más de pago, cifra que las familias no ven con buenos ojos. “No es la solución, porque a más plazo más deuda, más interés, y hay que hacerse cargo del pago de una nueva hipoteca, además de que ya nos estamos haciendo cargo del aumento del capital total que en algunos casos ya llega al 50% en la deuda original”, manifestaron.

Mientras tanto, el gobierno no ha ofrecido soluciones concretas y la incertidumbre crece a diario. En términos técnicos, cabe la posibilidad de un posible remate de las viviendas. La situación de las familias platenses ha llegado a todo el país y han recibido solicitudes de membresía a su grupo de todas partes de la provincia y el país. Quienes tengan inquietudes pueden contactarse vía Facebook en la página “Hipotecados UVA ciudad de La Plata” o por Twitter a @UvaLaPlata.