Por falta de profesionales, una empleada administrativa fue golpeada. Los y las trabajadoras exigen seguridad y apuntan contra el gobierno provincial. “Consideramos que acá el único responsable es el gobierno: de Vidal hacia abajo, todos son responsables», sostuvieron desde ATE.

Tras una situación de violencia física sufrida por una trabajadora de la Unidad de Pronta Atención (UPA) N° 6 de Los Hornos, La Plata, y sin soluciones por parte del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, conducido por Andrés Scarsi, en una multitudinaria asamblea los y las profesionales decidieron la retención de tareas y la atención sólo de emergencias hasta que la cartera sanitaria brinde respuestas concretas.

Las y los trabajadores de la UPA N° 6 terminaron el año con serios incidentes en el organismo, tras la agresión física a una de las administrativas. Los hechos ocurrieron el jueves 26, cuando una persona ingresó al establecimiento requiriendo atención pediátrica para su hijo, una gran faltante en este centro de salud que viene exigiendo más profesionales. Cuando la trabajadora le notificó que no contaban con guardia pediátrica, esta persona le pegó y destrozó parte de las instalaciones.

En este marco, el personal de la UPA comenzó un plan de lucha para exigir que garanticen su seguridad mediante una guardia policial las 24 horas, al tiempo que siguen peleando por más profesionales. Si bien desde el Ministerio se habían comprometido a avanzar respecto de la seguridad, pasada ya una semana no hay respuestas concretas.

En conferencia de prensa convocada por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires (CICOP), los delegados informaron que el director provincial de Hospitales bonaerenses, Alejandro Ravecca, se comprometió a que el día 31 ya esté garantizada una guardia nocturna, así como un blíndex para las trabajadoras administrativas. Sin embargo, el gobierno de María Eugenia Vidal incumplió con esto, por lo que los y las profesionales decidieron realizar esta retención de tareas que podría extenderse hasta la semana que viene.

“Nadie nos garantiza la seguridad”, explicó en conferencia de prensa Santiago Martínez, delegado de ATE. “Consideramos que acá el único responsable es el gobierno: de Vidal hacia abajo, todos son responsables; desde el jefe de Gabinete hasta el director provincial de Hospitales”.

En la misma línea, Patricio Lefleur, delegado de ATE, advirtió que “la violencia institucional del Estado hacia el vecino de no proveer médicos, insumos y la medicación necesaria para una buena atención conlleva a situaciones que derivan en violencia”.