Con emails, memos y telegramas, el Municipio de La Plata despidió a siete trabajadores de los servicios locales de la Dirección de Niñez y Adolescencia. La denuncia fue realizada desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). La situación es más acuciante en algunos barrios, como Altos de San Lorenzo, donde quedó una sola asistente.

Desde ATE advierten que no es casual que sea en esta zona, una de las más vulneradas de la ciudad, donde hay más casos de niños y niñas judicializadas, porque en este servicio local los profesionales vienen luchando por mejores condiciones laborales.

Dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social comandada por el radical Raúl Cadaá, la Dirección de Niñez y Adolescencia, a cargo de Silvia Conti, trabaja con servicios interdisciplinarios en la promoción y defensa de niños, niñas y adolescentes, teniendo una sede central en calle 59 y otros diez servicios en las diferentes localidades de La Plata, apuntando a una presencia en el territorio. 

“Fue el servicio local que más reclamos ha tenido en el año”, explicó a Contexto Luis Gallizzi, secretario general de la junta interna de delegados de ATE, quien detalló que por las malas condiciones edilicias se tuvieron que cambiar de local, pero persistían los problemas, destacándose la falta de recursos y de espacio para las entrevistas a los niños y las niñas, así como la escasez de agua. “Se ve que molestaba que los compañeros hicieran reclamos por las condiciones de trabajo”, consideró el referente gremial.

Tras los reclamos ante estos cesanteos, la Dirección los ratificó, señalando que “no convalidaban con la manera de trabajar”, modalidades que en muchos casos corresponden a protocolos propios del trabajo que realizan. En este marco, desde el gremio señalan que no hubo ningún diálogo previo y plantean la necesidad de que, en caso de haber cambios, sean “con los trabajadores dentro”.

Sin embargo, el problema de fondo, apuntan desde el sindicato, es la situación de precarización laboral que atraviesa toda la Dirección y que los trabajadores vienen denunciando. Según señalaron, sólo siete trabajadores de toda la dirección –alrededor de ochenta empleados– están en planta permanente: el resto son contratados.

“Sólo debe haber un 20% de trabajadores contratados y el resto tiene que ser planta permanente. Eso lo debería haber terminado de hacer este año el Municipio. Le queda 2019, pero viene incumpliendo y en eso que viene incumpliendo están estos compañeros despedidos”, detalló Gallizzi.

En este marco, los trabajadores se declararon en estado de asamblea permanente a la espera de respuestas concretas, al tiempo que planean nuevas medidas de fuerza.