“Mi deseo para 2019 es #QueSeaLey”, es la consigna que se viralizó este 28 de diciembre luego de que la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito anunciase que el año próximo volverá a presentar en el Congreso de la Nación el Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que quedó trunco con el rechazo del Senado en agosto de 2018.

De esta forma, la iniciativa llegará por octava vez al Congreso, donde recién el año pasado logró ingresar al recinto en un debate inédito que incluyó a más de setecientos expositores y a millones de personas movilizadas, y tras ser aprobada en Diputados llegó al Senado, donde 38 senadores mostraron su rechazó, dejando trunca la sanción.

“Instamos a las y los legisladores a que debatan escuchando a millones de jóvenes que hicieron oír su voz junto a millones de argentinas y argentinos durante 2018 y que son las protagonistas del presente y un futuro con más democracia y libertades. 2019 será el año del aborto legal, seguro y gratuito en la Argentina. Es deseo y demanda colectiva. Es esperanza y compromiso de lucha. Es seguir gritando, en cada rincón del planeta: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir», sostuvieron desde la Campaña en un comunicado.

«Es deseo y demanda colectiva. Es esperanza y compromiso de lucha. Es seguir gritando, en cada rincón del planeta: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir»

En busca de que esta vez ambas Cámaras acompañen, la Campaña volverá a presentar la iniciativa para obtener la sanción definitiva del proyecto y su promulgación por parte del Ejecutivo. “Creemos que es importante ponerlo en situación de ser discutido para continuar con nuestra exigencia de tratamiento y aprobación”, explicó a Contexto Julia Martino, de la Comisión Parlamentaria de la Campaña.

Desde esta colectiva detallaron que el proyecto será modificado, no solo apostando a generar nuevos consensos, sino fundamentalmente a lo aprehendido durante las discusión en ambas Cámaras, donde los expositores y expositoras cumplieron un rol fundamental. En este marco, uno de los cambios será incluir en su totalidad la definición de mujeres y personas gestantes, que no estaba de forma transversal en el proyecto original, un aporte que surgió de la media sanción.

Más allá de este punto, la Campaña tendrá un espacio de construcción desde su Comisión Redactora, conformada por abogadas, docentes, profesionales de la salud y asesoras parlamentarias feministas, que definirán estas modificaciones. En este marco, estiman que este espacio será convocado a fines de febrero o principios de marzo. Posteriormente, el proyecto llegará nuevamente al Congreso, donde los ojos estarán puestos en las legisladoras y los legisladores en un año que tendrá también las elecciones como protagonistas.

Desde la Campaña apuestan a que el Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo sea parte de la agenda electoral. “Queremos que el tema esté incluido en la campaña electoral, queremos que sea interpelación a los candidatos con una definición de este tema”, explicó Marino.

“Creemos que hemos logrado la despenalización social del aborto en Argentina y ya que no se puede hacer como se hacía con otras elecciones de tratar de no opinar sobre el tema. Por lo tanto, es una forma de inclusión”, concluyó la referenta de la Campaña.