Los datos difundidos por el Ministerio de Producción y Trabajo referidos a la dinámica del empleo registrado son alarmantes: en octubre se destruyeron 30.900 trabajos formales y, en relación con octubre del año pasado, fueron casi 120.000.

La información se desprende del Reporte del trabajo registrado que elabora la Secretaría de Trabajo y Empleo y corresponden a uno de los meses en los que se sintió con mayor intensidad la crisis que comenzó en abril de este año y derivó en el rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según el organismo gubernamental, en el sector privado hay 62 mil trabajadores menos que en octubre de 2017, y en ese mismo sector se redujeron tanto los asalariados (54.000 empleos) como los trabajadores independientes (8.000).

La caída en términos interanuales es del 1% y el total de trabajadores registrados del país se contrajo hasta los 12.191.000.

el total de trabajadores registrados del país se contrajo hasta los 12.191.000.

En el sector privado, la sangría laboral fue más intensa aún, alcanzando a 38.300 casos, pero la baja de octubre fue compensada por el aumento de trabajadores registrados en el sector público y los monotributistas sociales, que se incrementaron en 3.800 y 3.600 puestos respectivamente.

Además, según el informe del Ministerio de Producción y Trabajo, en términos reales el salario promedio del sector privado se redujo en un 10,9% interanualmente, y 11,6% fue la baja en el salario mediano.

El sector más castigado sigue siendo por lejos el industrial. El empeoramiento de las condiciones financieras producto de la crisis cambiaria, el encarecimiento de los costos vía tarifas, la competencia desleal frente a las importaciones sumada a la sostenida caída del mercado interno generaron un combo explosivo para el sector manufacturero, que en tres años no logró levantar la cabeza.

De acuerdo con los números del Sistema Integrado de Previsión Argentino publicados por la cartera de empleo, la industria manufacturera registró en octubre la mayor pérdida de puestos de trabajo contra el mes anterior, con 7.100 empleos registrados menos. En términos desestacionalizados, la caída aumenta hasta los 8.100 empleos, y contra octubre del año pasado la industria superó holgadamente a todos los rubros del sector privado con 49.500 trabajadores menos. Esa baja explica más del 70% de la totalidad de empleos formales del sector privado que se perdieron en un año.