Por Pablo Pellegrino

La recesión económica se siente fuerte sobre el final del crítico 2018, que terminará con la mayoría de los indicadores económicos en rojo. En un año marcado por el atraso de los salarios frente a la inflación, el consumo tuvo un sostenido descenso a lo largo del año y la Navidad no fue la excepción: según la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas minoristas fueron 9% menores a las del año pasado.

De nada sirvieron las agresivas promociones que ofrecieron. Incluso, según esa entidad, muchos empresarios “resignaron rentabilidad para obtener liquidez y liquidaron todo lo que pudieron, aun cuando de esa forma los márgenes de ganancias fueran mínimos”.

Las ventas minoristas monitoreadas entre el 22 y el 24 de diciembre entre unas 2.300 pequeñas empresas del país no solamente fueron menores en cantidad de productos, sino también el gasto promedio de cada cliente.

“La gente financió todo lo que pudo en cuotas, mientras que el ticket promedio se ubicó en 870 pesos esta Navidad, 31,2% por encima de 2017”, dice el comunicado que emitió la CAME. Ese porcentaje se ubica en unos diecisiete puntos por debajo de la inflación acumulada en todo el año.

Según el relevamiento, las ventas en locales cayeron 10,6%, mientras que las tiendas online aumentaron sus ventas un 4,3% que, sin embargo, no llega a compensar la fuerte caída del primer caso.

“No se notó el espíritu navideño de otros años. Para muchas familias el regalo de esta festividad fue un viaje a la costa o hacia lugares de escapada, lo que también resintió la venta de bienes, aunque menos la de servicios”, sostiene el documento de la CAME.

Los trece rubros relevados tuvieron caídas en cantidades vendidas, liderados por “Joyerías y Relojerías” con un descenso del 14,4%. “Ropa de cama y textil blanco” (-13,4%), “Electrodomésticos y electrónicos” (-11,8%), “Indumentaria y lencería” (-11,6%), “Bijouterie y Accesorios” (-11,3%), y “Videojuegos y artículos de computación” (-11,3%) completan la lista de los más castigados, mientras que “Alimentos y Bebidas” y “Perfumerías y Cosméticos” fueron los que menos resintieron sus ventas, con -3,8% y -2,3% respectivamente.

Cabe recordar que todos los informes de ventas minoristas realizados por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa durante 2018 fueron caídas que oscilaron entre -1% y el pico de 15,6% registrado en el mes de noviembre.

En once meses las ventas acumularon una merma del 5,8% y el escenario no parece alentador para el año que viene, ya que la mayoría de las proyecciones indican la continuidad de la recesión económica por lo menos hasta el segundo trimestre.

El escenario más alentador es el que plantea el gobierno, que prevé una reactivación de la actividad económica para marzo, mientras que proyecciones privadas y el Fondo Monetario Internacional estiman que la actividad podría recuperarse promediando el final del primer semestre.