En una intensa y maratónica sesión de alrededor de cinco horas, el Concejo Deliberante de La Plata aprobó, entre otras medidas, el Presupuesto municipal 2019, al mismo tiempo que promulgó unas 34 ordenanzas de proyectos inmobiliarios en todo el territorio distrital. Cabe destacar que este último punto fue criticado con fuerza por las asambleas vecinales de la ciudad, que pidieron su rechazo hasta tanto se realicen controles de impacto ambiental y que ayer se vieron impedidas de ingresar al reciento a presenciar la sesión.

Con la aprobación del Presupuesto 2019, el intendente Julio Garro contará con más de 9.500 millones de pesos para el año próximo, que representan un incremento del 57,48% respecto de los 6.300 millones del último presupuesto. Con una aprobación expeditiva e intensos intercambios, la norma tuvo dieciséis votos a favor y ocho en contra. La principal oposición estuvo concentrada en el interbloque Unidad Ciudadana-FpV-PJ.

Entre las principales críticas, se ubicó la desigual distribución de fondos en las distintas Secretarías, donde la oposición señaló “la falta de inversión en productividad, puestos de trabajo y salidas laborales para mujeres solteras”. En este punto, se hizo hincapié sobre la falta de garantías de mano de obra local en la obra pública, como las imprecisiones sobre la relocalización de precios que se hará a futuro y su posible impacto en las finanzas municipales.

En tanto, el concejal de Unidad Ciudadana Cristian Vander manifestó que “no se podía votar un aumento del 57%, que significa casi 10 millones de pesos, cuando este año el presupuesto se subejecutó en áreas clave como seguridad, salud y educación”.

“Rechazamos el presupuesto porque le falta el respeto a los vecinos, necesitamos más salud, educación y seguridad”, indicó el edil. Y señaló: “La gestión de Garro habla de aumentos para Desarrollo Social del orden del 40%, cuando en realidad el área ocupa sólo el 4% de la estructura general del presupuesto. Nos están mintiendo”.

Vander: “Rechazamos el Presupuesto porque le falta el respeto a los vecinos, necesitamos más salud, educación y seguridad”.

A estas críticas se suman los casi mil millones de pesos menos que recibirá la ciudad en torno a la tasa de capitalidad con provincia.

Proyectos inmobiliarios

Otro punto que provocó polémica fue la sanción de la ordenanza que habilita 34 proyectos inmobiliarios, a los que les serán otorgados indicadores urbanísticos para loteos de distinta índole, en zonas de la ciudad que las asambleas vecinales y ambientalistas han denunciado que no cuentan con un estudio de impacto adecuado y en cuyo total han detectado unas diecisiete de potencial “riesgo hídrico”.

La medida rezonificará decenas de obras inmobiliarias sin regular y concretaría la puesta en marcha del barrio Clementina II, que tendría fuerte impacto sobre la cuenca del arroyo Carnaval. Los reclamos de los ambientalistas –impedidos de presenciar la sesión por personal de seguridad de la Municipalidad– fueron acompañados puertas adentro por la oposición. Los activistas denuncian que la medida modifica de manera irregular lo estipulado en el Código de Ordenamiento Urbano vigente.

En este sentido, la concejal Lorena Riesgo señaló: “Debemos discutir seriamente de qué manera creemos que debe crecer la ciudad. Es una situación que debe estar ligada a un proyecto de ciudad y no a intereses inmobiliarios. Esto debería haberse tratado con anterioridad, analizando el impacto ambiental y estableciendo pautas claras”.

Riesgo: “Debemos discutir seriamente de qué manera creemos que debe crecer la ciudad. Es una situación que debe estar ligada a un proyecto de ciudad y no a intereses inmobiliarios”.

El conjunto de resoluciones establece la distribución de unas 1.800 parcelas que afectarían unas cinco cuencas. Los loteos están destinados a fines sociales y de explotación inmobiliaria, que los ediles opositores definieron como “parte de una especulación económica”.

“Hemos presentado notas, nos hemos involucrado, tenemos notas de científicos especializados. Pero a Julio Garro no parece interesarle y responde sólo a sus propios intereses. Cuando haya una nueva inundación y hayan muertos, ellos van a ser los culpables, todo el bloque oficialista y el propio intendente. Desgraciadamente no pudimos ver en la cara a los ediles que brindaron su apoyo a este proyecto, porque el concejal Ponce, acusado de acosador, no nos dejó entrar”, fue el duro descargo que compartió con Contexto el miembro de la Asamblea de Inundados de La Plata, Alejandro Albano.

Diecisiete de estos emprendimientos se localizan en planicies de inundación de diferentes arroyos que atraviesan el partido, calificadas con grados de peligrosidad máxima y media. Por lo tanto, comprometen negativamente su entorno y las urbanizaciones que están aguas abajo”, habían expresado los representantes ambientalistas en una de sus presentaciones.

En tanto, otro de los proyectos aprobados fue el de la ratificación del Municipio en su sociedad con la empresa Esur, en materia de recolección y tratamiento de residuos. De esta manera, la actual prestataria seguirá a cargo del servicio al menos por ocho años más y tendrá la potestad de desarrollar un sistema “con contenedores por cuadra” similar al de la Ciudad de Buenos Aires, con los que eliminará los cestos en los frentes de las viviendas.

La medida fue, una vez más, criticada por la oposición, que recordó la falta de eficiencia del actual sistema de residuos, la falta de separación de origen y la distinción del centro respecto de la periferia platense a la hora de destinar recursos, según constata el proyecto.