La organización Warmy Kuna Manta Atipak Sonko Kuna y el Consejo de Comunidades Indígenas de La Plata se manifestaron en las puertas del palacio municipal para reclamar “por el derecho a nuestra identidad, lengua y cosmovisión”, y en defensa del Centro Integral Indígena Wawawasi, cuyas trabajadoras fueron despedidas por Julio Garro. Sin el apoyo estatal, ven en jaque la continuidad del espacio.

Wawawasi es una institución de Barrio Hipódromo, dedicada a brindar ayuda social a madres en situación de vulnerabilidad por violencia de género, así como también a cuidar a sus niños en un entorno intercultural para promover y mantener vigente la cultura de nuestros pueblos originarios.

Wawawasi, que en quechua significa “casa de niños y niñas”, pertenece a la comuna platense, pero al poco tiempo de asumir como intendente, Julio Garro se desligó de esta institución y desde febrero de 2016 las “madres cuidadoras” no perciben sus salarios. A pesar de esto, siguen realizando su labor atendiendo diariamente a cincuenta niños de tres meses a catorce años de edad.

A poco de asumir la intendencia, Julio Garro se desligó de esta institución y desde febrero de 2016 las “madres cuidadoras” no perciben sus salarios.

María Ochoa, referente del Centro Integral, explicó a Contexto que “el intendente quedó con la promesa de arreglar el tema de los despidos reincorporando a las personas despedidas, y hasta la fecha esto no se hizo efectivo. Sentimos mucho esto porque es nuestro centro cultural, donde nuestros niños aprenden identidad, a sentir, a saber quiénes son”.

“No hemos bajado los brazos, hemos insistido porque nos es necesario el personal para la atención de nuestros niños”, explicó Ochoa, quien detalló que hoy están trabajando en forma voluntaria y gratuita. “Pero no es lo correcto, nuestros niños necesitan igualdad de condiciones dentro de su cultura”, consideró.

A estos despidos en Wawawasi se le suma la avanzada por parte de la gestión de Julio Garro sobre el Consejo de Comunidades Indígenas, al cual dejó sin oficina. “Hemos tenido un espacio durante dieciséis años. Este gobierno quiso desconocerlo, no pudo, pero a la vez en una forma atropellante nos sacaron la oficina de calle 18 e/ 61 y 63. Un día inesperado nos cambian la chapa y no pudimos entrar más. Sin explicación alguna”, explicó Ochoa.

“Fue atropellante. Esto es dentro de un acto de discriminación que está haciendo sobre las comunidades indígenas. No hay políticas públicas para nosotros”, consideró la referente de Wawawasi, quien detalló que tras la concentración entregaron un pedido de audiencia, pero que nadie del municipio los atendió.

Cabe destacar que, durante la gestión anterior, las madres cuidadoras del Wawawasi lograron que se reconozca el pago de un salario, amparadas por la Ley provincial N° 11.331 sobre política indígena y apoyo a las comunidades aborígenes y por el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, el cual hace hincapié en los derechos de los pueblos indígenas, sobre todo al trabajo. Sin embargo, el intendente Julio Garro desoyó estas normativas y avanzó con los despidos.

En este marco, las comunidades indígenas que se manifestaron en las puertas del municipio le hicieron llegar una carta al intendente. “Le recordamos que Ud. mismo en una reunión de junio de 2016 manifestó delante de María Ochoa su compromiso de trabajar por la reincorporación de las quince mujeres despedidas que cumplían el rol de Madres Cuidadoras en el Wawawasi. Situación que al día de la fecha no hemos logrado ninguna modificación o solución al problema planteado”, sostuvieron.