En días en los que el Riesgo País se encuentra en máximos históricos y supera todos los registros de la era Macri, el gobierno de María Eugenia Vidal continúa con su cronograma de endeudamiento y este viernes adjudicó una nueva licitación de Letras del Tesoro.

En la licitación pautada para este jueves, la provincia emitió poco más de 3.200 millones de pesos de esos instrumentos, de los cuales 1.700 millones fueron a 63 días y 1.300 millones a 98. En el primer caso, la tasa de interés implícita fue del 45%, y de 47% en el segundo.

Este es el último tramo de licitaciones previstas para este año, y las de mayor duración vencerán en marzo de 2019.

Para el año próximo, según los números que el Ministerio de Economía envió a la Legislatura bonaerense en el Presupuesto, se estiman emisiones por unos 8.500 millones de pesos en Letras del Tesoro, que se suman a los 68.500 que el gobierno pedirá en los mercados y 10.000 millones más a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES.

En noviembre, la Administración bonaerense ya había emitido estos títulos de corto plazo por más de 9.000 millones de pesos, muy por encima de los que adjudicó este viernes.

Luego de la crisis cambiaria y financiera que explotó a fines de abril de 2018, el financiamiento tanto en los mercados como en la emisión de Letras se encareció y el gobierno de Vidal llegó a pagar hasta un 54% de interés. Ese registro, el más alto del año, fue en octubre para el tramo de Letras a 35 días.

Según los registros del Ministerio de Economía, entre el jueves y el viernes de esta semana vencían unos 3.114 millones de pesos en Letras correspondientes a licitaciones que se hicieron entre agosto y noviembre.

De cara al año que viene, sumado al abultado calendario de vencimientos de títulos de deuda, las últimas Letras licitadas suman unos 11.348 millones de pesos que vencerán entre enero y marzo.

Cabe recordar que una de las principales críticas de la oposición durante el debate por el Presupuesto bonaerense que la cartera de Hernán Lacunza presentó en noviembre pasado era hacia el vertiginoso incremento de la deuda.

En la denominada “ley de leyes”, el único ítem que supera holgadamente la inflación proyectada por la Administración de Cambiemos es el de servicios de la deuda, con un incremento del 100%, pasando de poco más de 28.000 millones de pesos que se presupuestaron para 2018 a unos 56.400 millones para el próximo ejercicio.