A lo largo de la extensa y conflictiva paritaria docente de este año, la gestión de María Eugenia Vidal usó como una de sus cartas en la negociación el pago de un premio por presentismo, como herramienta salarial pero también para desarticular la huelga. Ayer, la Justicia le dio un revés: anuló la resolución por presentismo para 2017 que habían establecido la Dirección General de Escuelas y el Ministerio de Educación.

El fallo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo N° 2 de La Plata respondió favorablemente al reclamo de los docentes y dejó sin efecto el pago por única vez de 4.500 pesos como “premio” para aquellos docentes que no hubieran faltado a clases durante los paros en 2017, un año que, al igual que 2018, estuvo signado por el conflicto entre gobierno y gremios.

Desde la FEB –uno de los gremios mayoritarios del Frente de Unidad Docente junto con Suteba– señalaron que “en la práctica, el Gobierno provincial aplicó un premio por presentismo que no alcanzó a quienes faltaron a su trabajo por estar ante un estado de necesidad (por ejemplo, en casos de enfermedad), que no depende de la voluntad del docente”.

“El tiempo y la justicia nos dan la razón. El Juzgado en lo Contencioso Administrativo N° 2 de La Plata anuló la Resolución conjunta del Ministerio de Economía y DGCyE del premio por presentismo 2017 aplicado por el Gobierno provincial por considerarlo irrazonable”, tuitéo el titular del gremio Udocba, Miguel Ángel Díaz.

Desde la FEB agregaron que el fallo también “instó a las autoridades bonaerenses a dictar un ‘nuevo acto estableciendo criterios razonables para la percepción de dicha gratificación’, sin perjuicio de los trabajadores que ya la habían cobrado”.

Rechazaron los sumarios a directivos

Los docentes hicieron una radio abierta frente a la Dirección General de Escuelas en repudio a los sumarios que el gobierno provincial les hizo a directivos de escuelas bonaerenses por haber adherido a paros en el marco de la paritaria.

“Denunciamos que hay una política de Vidal de hostigamiento y persecución política a los directivos y superiores del sistema educativo bonaerense. Los sumarios fueron seiscientos por el hecho de ejercer el derecho a huelga o por garantizarlo”, dijo Almazán. “Es una acción ejemplificadora para disciplinar, para fragmentar la lucha”, añadió.

Dirigentes gremiales y docentes explicaron su situación frente a la cartera que conduce Gabriel Sánchez Zinny. Señalaron que los sumarios se añaden a los descuentos por hacer paro. “El gobierno desplegó distintas instancias para disciplinar. Presentismo, descuentos por días de paro, sumarios y hasta denuncias penales”, detalló Almazán.

Desde Suteba presentaron un amparo colectivo y esperan una respuesta de la Justicia. También llevarán el caso a organismos internacionales, a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). “Hicimos un amparo colectivo. Estamos esperando la respuesta de la Justicia. Y los vamos a denunciar ante la OIT. Porque son un gobierno autoritario y tienen que entender que estamos en democracia”, dijo María Laura Torre, dirigente de Suteba.