Tras la divulgación de las alarmantes cifras de UNICEF sobre pobreza infantil en Argentina, los sectores que trabajan en Niñez en el ámbito platense –nucleados en el Consejo Local de Promoción y Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes– protestaron contra el sistemático alejamiento de Julio Garro de los sectores más vulnerables para recrudecer las políticas punitivas en la ciudad, en especial hacia los chicos y chicas de los barrios.

“Vemos que estamos en un tiempo en el que se está avanzando en medidas represivas contra el cuerpo de niños, niñas y adolescentes, con medidas de castigo, criminalización, sanciones ilegales, estigmatización en los medios de comunicación. Ante esa situación, vemos una ausencia en políticas de protección de derechos”, dijo a Contexto Ana Bader, docente e integrante del grupo Docentes por la Educación Pública, que ayer acompañó la actividad realizada en la sede de la Dirección municipal, en 59 e/ 9 y 10.

Desde distintos sectores denuncian la ausencia de la gestión de Julio Garro del Concejo de Niñez platense, que hoy no cuenta con presupuesto para trabajar. A través de un documento, el Consejo expresó que “la crueldad e insensibilidad ha llegado a extremos vergonzosos”.

Bader: “Vemos que estamos en un tiempo en el que se está avanzando en medidas represivas contra niños, niñas y adolescentes. Ante esa situación, vemos una ausencia en políticas de protección de derechos”.

Según observan en la gestión municipal, “un claro ejemplo es la creación de una ‘Guardia Urbana de Prevención’, una redistribución de ochenta trabajadores con salario público a quienes se los dota de atribuciones y objetivos con extrema vaguedad de precisión que una vez más permitirían amplios márgenes de arbitrariedad y discrecionalidad en sus prácticas”.

A la actividad adhirieron la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), el Foro por los Derechos de la Niñez de la provincia de Buenos Aires, la Mesa de Niñez y Adolescencia Los Hornos, la ONG Dibujando el Camino, la Copa de Leche Arco Iris, la Organización Barrial Patria Mondongo, la Casa Joven BA Obra del Padre Cajade, entre otros.

Algunos de los puntos más críticos destacados fueron los paulatinos vaciamientos en las líneas de atención de la Dirección municipal y la reducción en los operadores de calle. También se remarcaron los operativos de persecución de menores producidos alrededor de las amenazas de bomba en colegios de la región, cuyo despliegue de seguridad generó un fuerte rechazo entre organismos de derechos humanos.

“Cuando no hay un Estadio que proteja y promocione, aparece un Estado represor. Tomaron esas amenazas como delitos, con operativos donde participaron fiscales y permitieron que policías interroguen pibes en sus domicilios. Quieren gobernar la niñez a través del delito”, explicó Marcelo Iafolla, referente del área de Niñez y Adolescencia de la CPM.

Asimismo, contó con el apoyo de los concejales Hernán y Ana Castagneto, de Unidad Ciudadana, y la diputada provincial del mismo partido, Florencia Saintout. En diálogo con Contexto, Ana Castagneto sostuvo que “los niños, niñas y adolescentes de la ciudad la están pasando muy mal”.

La edil, que además participa del Consejo, expresó: “Para que los niños puedan estar bien, además necesitan padres con trabajo, necesitan una sociedad que no excluya ni discrimine. Por desgracia, hoy se está haciendo una asamblea en la puerta de la Dirección municipal de Niñez y no hay ni una autoridad local”.

Según el balance realizado por UNICEF en Argentina, el “48% de las niñas, niños y adolescentes está bajo la línea de pobreza, y casi la mitad de ese total afronta ‘privaciones severas’ vinculadas con cuestiones como vivienda y educación”. Entre esas privaciones están incluidas situaciones como vivir en una zona inundable o cerca de un basural, o no haber ido nunca a la escuela entre los siete y los diecisiete años.

Los datos del estudio indicaron, además, que “6,3 millones de niñas y niños ven vulnerado el ejercicio efectivo de sus derechos”.