A dos meses de la úlltima movilización, los cartoneros volvieron con sus caballos y carros a las puertas de la Municipalidad de La Plata, donde realizaron la separación del material reciclable de las bolsas verdes. De esta forma, desde la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCyR) y del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) visibilizaron el trabajo que realizan a diario y denunciaron el pésimo servicio que presta la empresa de recolección Esur, que renovó nuevamente un contrato millonario con el Ejecutivo de Julio Garro, a quien los cartoneros exigen la ampliación del Sistema de Reciclado con Inclusión.

Los cartoneros tienen un convenio con el municipio por cincuenta trabajadores de una planta de reciclaje, donde reciben las bolsas verdes que recolecta Esur. Ellos las separan y clasifican los materiales, para posteriormente venderlos. Por eso decidieron hacer su trabajo en las puertas de la Municipalidad, para mostrar “la pésima calidad del material que recolecta la empresa”.

A pesar de las críticas de vecinos y cartoneros, en noviembre pasado Esur se quedó con el sistema de reciclaje, por una suma de unos 1.500 millones anuales por ocho años. Durante ese tiempo, la empresa deberá encargarse de dividir La Plata en dos zonas: “la principal, con recolección diaria, se delimita entre el casco urbano y zona norte; la otra, con menor frecuencia de recolección, corresponde a los barrios periféricos del sur y oeste de la ciudad”.

Los recicladores advierten que “esto significa que se malgastarán millones de pesos en un sistema de recolección que incluye a unos pocos y deja afuera a una gran parte de la población platense”.

se malgastarán millones de pesos en un sistema de recolección que incluye a unos pocos y deja afuera a una gran parte de la población platense” 

Según explicaron, las bolsas que les llegan a ellos “contienen un alto porcentaje de rechazo -basura que no se puede recuperar–, debido a la falta de políticas públicas en materia de promoción ambiental y separación en origen de RSU (Residuo Sólido Urbano)”, por lo que exigen que sea reconocido el trabajo de los cartoneros.

“Nosotros venimos a plantearle al intendente que vea nuestro trabajo, que vea que realmente reciclamos, que vea las toneladas de residuos que recuperamos y devolvemos a la industria”, explicó a Contexto Sabrina Rosales, del MTE. Desde ese espacio exigen también el reconocimiento salarial de las Promotoras Ambientales, que no tienen apoyo del municipio y se encargan de dialogar con los vecinos sobre la separación y recolección de los residuos.

Desde el MTE, ante los preocupantes números de desocupación en La Plata, exigen mayor cantidad de puestos en el centro de reciclaje, así como el cese de la persecución por parte del municipio, que se ampara en la Dirección de Protección Animal.

“Le pedimos al intendente más cupos, que pare con la persecución, que pare de quitarnos los caballos a los compañeros, que es nuestra herramienta de trabajo, y que vuelva a firmar el contrato con nuestros compañeros”, detalló Rosales.

Durante todo el año carreros y cartoneros buscaron con instancias formales, así como con movilizaciones, tener respuestas del Ejecutivo. Sin embargo, no hubo soluciones. “Surgieron reuniones y reuniones donde nunca nos dieron nada concreto. Está finalizando el año y tenemos que saber qué va a pasar con nuestro trabajo”, concluyó Rosales.