El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) difundió este martes los datos sobre desocupación y niveles de actividad económica referidos a un tercer trimestre del año marcado por la crisis cambiaria y financiera que estalló a comienzos de 2018.

La recesión económica, aceptada e incluida en el Presupuesto 2019, no resulta novedosa: entre julio y septiembre de este año, el PBI se contrajo en un 3,5% con respecto al mismo período del año pasado, y un 0,7% con respecto al trimestre anterior (que ya había sido negativo). En lo que va del año, la economía registra una caída del 1,4%, y de cumplirse tanto las previsiones del gobierno como las del Fondo Monetario Internacional, Mauricio Macri finalizará su mandato con un PBI más chico que el que recibió en 2015, registrando tres años de recesión y uno de leve recuperación (2017).

Según el órgano estadístico que conduce Jorge Todesca, en ese mismo período el desempleo alcanzó el 9%, por encima de los 8,3 puntos registrados en el tercer trimestre de 2017.

Una suba mayor se registró en las personas ocupadas pero que demandan más trabajo, que el año pasado alcanzaba al 15,4% y entre julio y septiembre de 2018 se ubicó en 16,7%. De esta manera, un 25,7% de la población busca activamente trabajo.

En el apartado que discrimina los números por región, los peores registros los aportan cuatro aglomerados urbanos de la región pampeana, entre los que se encuentra el Gran La Plata. El mayor índice de desocupación lo ostenta Santa Rosa-Toay, con un 13,2%, seguido por Mar del Plata (11,8%), San Nicolas-Villa Constitución (10,9%) y Gran La Plata (10,3%). 

En el Conurbano bonaerense el índice alcanzó al 11%. Los aglomerados con menos desocupados fueron Gran San Juan (2%), Posadas (2,4%) y Gran San Luis (2,7%).