Un estudiante en contexto de encierro de la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) denunció que el Servicio Penitenciario de la Unidad de General Alvear donde está preso no le brinda servicio de salud a pesar de que se encuentra en huelga de hambre desde el 6 de diciembre. Este reclamo contra la unidad penitenciaria es por no poder continuar sus estudios universitarios, ya que le han negado durante este año el traslado a la Facultad, tanto para rendir materias libres como para cursar.

Así lo señalaron desde la casa de estudios platense, cuya Secretaría de Derechos Humanos recibió un llamado del estudiante Ezequiel Vivas Tabares en la que les advirtió por su delicada situación. Tanto esta Secretaría como la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) van a tomar medidas en lo inmediato para terminar con la huelga de hambre y garantizar la continuación de su formación universitaria.

“Pese a encontrarse sin comer desde el jueves pasado, nunca lo pesaron”

“Vivas afirma que, previo a presentar dicha huelga, avisó por nota al jefe de Sector de la Unidad de Alvear, Lucas Garabento, del reclamo. Pero pese a encontrarse sin comer desde el jueves pasado, nunca lo pesaron”, afirmaron desde la Secretaría de Derechos Humanos de Periodismo en un comunicado enviado a la jueza del Juzgado de Ejecución Nº 1 del Departamento Judicial de Quilmes, Julia Elena Márquez.

El comunicado continúa: “Por lo que se sospecha que tal vez el juez que entiende en la causa no está al tanto de la situación del alumno, ya que de ser así, conforme al reglamento el Servicio Penitenciario Bonaerense, debería haber sido pesado mínimo dos veces al día, como así también asistido por el área de Salud”.

También indicaron que el alumno cursó con regularidad en Periodismo entre los años 2013 y 2017. “En 2018 fue inscrito, pero no lo trajeron ni a cursar ni a rendir en modalidad libre”, detallaron.

“Solicitamos a la Dra. Julia Elena Márquez, jueza del Juzgado de Ejecución Nº 1 del Departamento Judicial de Quilmes, tenga a bien intervenir para garantizar no sólo que el estudiante pueda continuar con sus estudios, sino para que pueda contar con las garantías que nuestras leyes y Constitución amparan para contar con buena salud e integridad física”, concluye el texto.