Por Pablo Pellegrino

El Senado bonaerense debatirá durante la sesión del jueves un proyecto que busca resguardar a las familias que tomaron créditos hipotecarios UVA a través del Banco Provincia (BAPRO), que apunta a generar un tope de aumento en las cuotas que esté vinculado al salario y no a la inflación.

Como adelantó este medio, los deudores de estas líneas de financiación para la adquisición de inmuebles tuvieron incrementos superiores al 40% en las cuotas durante este año, en sintonía con la escalada inflacionaria que provocó la crisis cambiaria que aún transita el país.

Los créditos fueron ideados en 2016 con Federico Sturzenegger a la cabeza del Banco Central, y desde 2017 tuvieron mucha demanda. Según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), sólo entre marzo de 2016 y marzo de 2017 tuvieron un incremento del 142%.

Pero el problema de las familias no se restringe sóo a la imposibilidad de afrontar los aumentos en las cuotas mensuales, sino que el capital de la deuda también aumentó exponencialmente, es decir, no sólo pagan más caro las cuotas, sino que deben más de lo que pidieron.

“Es una herramienta financiera que el gobierno pensó en 2016 con la expectativa de tener una inflación de un dígito, y en estos dos años eso no se ha podido cristalizar: hemos tenido salarios que tanto en 2017 como en 2018 vienen perdiendo abruptamente poder adquisitivo con la inflación”, dijo a Contexto el senador provincial Federico Susbielles, del bloque de Unidad Ciudadana, autor de un proyecto de ley que será tratado el jueves en el recinto y que apunta a generar un resguardo para los deudores del BAPRO.

Concretamente, la medida que obtuvo dictamen favorable de forma unánime en comisión establece un techo del 30% del salario afectado para el pago de la deuda, un seguro de cambio para proteger a los deudores ante posibles saltos devaluatorios y una disposición para que las tasas del BAPRO no superen a las del Banco Nación, las más bajas del mercado.

El proyecto establece un techo del 30% del salario afectado para el pago de la deuda, un seguro de cambio para proteger a los deudores de la devaluación y una disposición para que las tasas del Bapro no superen a las del Nación.

“Es una bomba de relojería financiera que sigue aumentando y que es importante que trabajemos en conjunto los actores políticos para ofrecer una solución”, dijo el senador de Unidad Ciudadana, que además se reunió este miércoles con integrantes del Colectivo de Hipotecados UVA de La Plata que apoyaron la iniciativa.

“Fue importante poder escuchar en primera persona la realidad y la problemática que viven miles de familias de la provincia de Buenos Aires tomadoras de créditos, que comenzaron con la ilusión de tener una casa propia y hoy por el contexto macroeconómico se ha vuelto una pesadilla”, expresó.

“Yo creo que hay un problema de mala praxis de diseño económico, pero eso es algo que se discutirá el año que viene en las elecciones ejecutivas, lo que tenemos que hacer ahora es pensar cuál es la mejor solución que podemos ofrecer para paliar esta situación de incertidumbre”, sostuvo Susbielles. Y agregó: “La provincia sería la primera en tomar esta problemática y en plantear una solución desde el Poder Legislativo, lo cual es un buen ejemplo para que sea replicado en el Congreso de la Nación”.

El legislador también destacó el apoyo de distintos bloques de la oposición, como así también del oficialismo, que trabajaron en la iniciativa que podría ser aprobada el jueves en el recinto.