Organizaciones sociales, políticas y sindicales, con el apoyo de legisladores locales y provinciales, se concentraron hoy en las puertas de la Municipalidad de La Plata para exigirle al intendente Julio Garro que tome medidas urgentes para combatir la crisis que atraviesa la capital bonaerense. 

Acercaron un gran paquete de propuestas en lo que denominaron “medidas para la paz social”, las cuales tendrían impacto directo en la población y significarían casi un cambio de rumbo para la ciudad, que está en los podios de mayor desempleo y pobreza del país.

Entre las propuestas se destacan el “pacto por el empleo” –para que no haya más despidos en La Plata–, asistencia alimentaria para la población, aumento de sueldo a municipales y cooperativistas acorde a la inflación, tarifas productivas para el cordón frutihortícola, reducción del 50% de tasas para las pymes, comercios e industrias, y la participación en la obra pública de cooperativas de trabajo locales.

Por otro lado, las organizaciones plantearon la necesidad de nombramiento de médicos y guardias, un subsidio para clubes e instituciones, el cumplimiento de la ordenanza de centros culturales, un plan urgente de bacheos y arreglos de calles, y la reparación de las escuelas, así como también la calidad de los comedores escolares.

En diálogo con Contexto, Gildo Onorato, secretario de Políticas Sociales de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), destacó que hay un consenso entre las organizaciones “de que la crisis se está sintiendo en toda nuestra región, que no hay proyecto para la periferia, no hay proyecto para el centro, no hay propuesta productiva y tampoco una propuesta para el comercio. Por lo tanto, se está viviendo con mucha crudeza la desigualdad que está creciendo”.

En La Plata, según los últimos datos del INDEC correspondientes al primer semestre de este año, de los 871.884 habitantes, 245.070 (28,1%) se hallan bajo la línea de pobreza y 54.329 (6,2%) bajo la de indigencia. A su vez, los datos de indigencia se destacan por ser superiores al promedio nacional (4,9%) y por el hecho de ubicar al aglomerado Gran La Plata en el segundo lugar entre los 31 aglomerados del país, sólo superado por Santiago del Estero-La Banda. A la par de estos datos, la desocupación escaló a un 9,5%.

En este marco, las organizaciones destacan que, si sigue el rumbo como está, los indicadores empeorarían. “No todo se resuelve de un día para otro, pero si se establecen pautas, un plan de trabajo, nos planteamos objetivos aquellos con responsabilidades públicas o de la sociedad civil, podemos construir una propuesta distinta. Nosotros entendemos que tiene que haber una idea de ciudad donde estemos integrados todos, con principal atención en los que más están sufriendo. Y a partir de ahí ir construyendo en lo estratégico, en el largo plazo, la recuperación de la capital de la provincia”, destacó el referente de la CTEP.

“Está claro que en este modelo económico que fabrica pobres no hay paliativo social que sea eficiente. Por lo tanto, entendemos que el diálogo es importante, pero ese diálogo tiene que estar acompañado de respuestas concretas. Por eso hoy nos hemos manifestado en la puerta de la Municipalidad”, agregó.