Por Ramiro García Morete

“Radio: alguien todavía te ama”. Las palmas en alto y la voz estridente en plena Freddie-manía vienen a la mente en tiempos de podcast, trap e Instagram. Sin embargo, la radiofonía no constituye sólo un rito romántico, sino básicamente una convicción sobre la importancia de la comunicación. Y más si es entendida como un derecho, en tiempos donde los derechos parecen no ser sintonizados por las grandes antenas del poder.

Así es que, con trece años de vida y resistencia, Radio Estación Sur celebra el cierre de un 2018 durísimo pero en pie de lucha. Como a mediados de la década pasada, cuando el pequeño estudio latía en el corazón del entrañable Centro de Comunicación y Cultura, en la calle 42. Entre música e información independiente, algún cordero en la terraza y talleres articulados, la emisora comunitaria resistió las adversidades. Y asimiló su llegada al Centro Cultural Daniel Favero, en 2012, con un estudio más grande y una programación que apostó a la diversidad: desde la música (rock, folclore, tango y cumbia) hasta los procesos y luchas sociales.

Amancay Silva: “Ante la desidia del Estado ante los medios de comunicación popular y comunitaria, debemos apoyarnos en nuestros oyentes. Esos que hacen que sirva de algo la comunicación que hacemos”.

Fue a mediados de año que sus trabajadores y responsables crearon la RES Comunitaria para que oyentes y amigues contribuyeran, “porque no sabían si duraban dos meses más”. Y de cara a “pasar el verano”, no sólo como otros años manteniendo un informativo diario con integrantes de todos los programas, sino en los términos más literales, es que llega una fiesta para recaudar fondos: El Cumbión RES. El viernes 14 desde las 20 hs en el Galpón de las Artes (71 e/ 13 y 14) no sonará Queen sino la música en vivo de Los Charros, Agua Sucia y Los Mareados y Dj Gurú.

“Desde lo económico no escapamos a la crisis de la sociedad, del país y los otros medios de comunicación –introduce Amancay Silva–. Por lo cual fue un año muy difícil. Ante la desidia del Estado ante los medios de comunicación popular y comunitaria, debemos apoyarnos en nuestros oyentes. Esos que hacen que sirva de algo la comunicación que hacemos. Y también creamos nuestra RES Comunitaria, un grupo de amigos para sumarse a mantener la comunicación popular en la radio”.

Sin embargo, el balance es positivo desde los contenidos: “Creció muchísimo, que cada día mejoramos un poco más. No solamente a nivel profesional, sino a nivel personal de cada uno de nuestros comunicadores populares. Porque la crisis no hace que dejemos de formarnos, de juntarnos con otras radios comunitarias del país”.

RES forma parte de FARCO (Foro Argentino de Radios Comunitaria) y es víctima de políticas sumamente perjudiciales. “La situación de los medios es crítica –afirma Silva–. Tanto los comerciales como los públicos sufrieron despidos de sus trabajadores. Los medios públicos sufrieron recortes de sus contenidos y por supuesto de presupuesto. Pero los medios comunitarios fueron golpeados por el gobierno de Macri desde el primer momento”.

Al asumir, el presidente elevó un decreto que erradicaba las restricciones a los medios hegemónicos propiciadas por la Ley de Medios y Servicios Audiovisuales. Pero, además, “el ENACOM no cumplió con la ley y acumuló deudas con los medios comunitarios: 35 millones de concursos ganados y nunca pagos en 2015, 58 millones en 2016, 160 millones de concursos todavía en proceso de 2017 y 300 millones correspondientes a concursos de 2018. “No solamente no se pagan los FOMECA, sino también hay un recorte en el Presupuesto 2019 donde se bajan 140 millones de pesos”, relata.

Noelia Díaz: “Este año las mujeres de la gestión también estamos organizándonos, tratando de sumarnos más en la formación. La radio hace talleres de formación en género”.

Sin embargo, Silva asegura que “esto no hace que nos quedemos de brazos cruzados. Nos juntamos con otros medios que quizá no compartimos alguna idea pero sí que la comunicación es un derecho humano que el Estado tiene que proteger. Por eso es que desde FARCO se está haciendo un proyecto que plantea la inclusión de emisoras empadronadas en un proceso de normalización, la modificación del protocolo que hoy permite el decomiso y cierre de emisoras apelando a interferencias”.

La radio sostiene banderas e ideas desde hace años que hoy son más visibles para la sociedad. “Como medio comunitario el enfoque lo hicimos hace mucho tiempo: feminismo, diversidad y derechos humanos –comenta Noelia Díaz, otra responsable de la emisora–. Son temáticas que estuvieron presentes siempre y que sostenemos. Este año las mujeres de la gestión también estamos organizándonos, tratando de sumarnos más en la formación. La radio hace talleres de formación en género. Además formamos parte de la Colectiva de Trabajadoras de la Comunicación de La Plata, Berisso y Ensenada”.