A pesar de que las principales variables económicas le son adversas, desde el gobierno nacional se animaron a anticipar techos salariales del 23% para las negociaciones del año próximo. Así lo plasmó ayer el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, en línea con la estimación de inflación que fijó el gobierno para 2019.

Este año ha estado signado por un proceso inflacionario que, según estimaciones privadas, llegaría al 45% anual, una devaluación del 100% del peso y una creciente caída de la actividad producto de la recesión. En este marco, según un estudio del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), la pérdida salarial es la más alta desde 2002. Para la Secretaría de Trabajo de Jorge Triaca, a septiembre la pérdida era de casi once puntos para los asalariados.

Así y todo, Sica se arriesgó a diagnosticar una inflación del 23% como referencia para establecer salarios. Este año, el gobierno había proyectado el 15%, que terminará siendo tres veces mayor por el descalabro económico.

“Lo ideal para el futuro es que todos los sectores laborales negocien salarios en el primer semestre, porque eso mejorará las expectativas y desalentará la conflictividad laboral». Sus declaraciones fueron ayer en un brindis de fin de año con periodistas en la Casa Rosada, donde se mostró junto a los ministros Nicolás Dujovne (Hacienda) y Guillermo Dietrich (Transporte).

Mientras el propio FMI proyecta una continuidad de la recesión en el primer trimestre de 2019, Sica y Dujovne dijeron desconocer qué porcentaje podrán recuperar los salarios en 2019 respecto a lo perdido este año.

Con respecto a los despidos, Sica dijo que «no se están registrando despidos masivos en la economía». Sin embargo, la propia Secretaría de Trabajo señaló en un informe que en septiembre hubo 70.000 trabajadores industriales registrados menos que el año pasado. El Centro de Economía Política Argentina (CEPA), por su parte, apuntó que sólo en septiembre y octubre hubo más de 20 mil cesantías y suspensiones, siendo el sector industrial el más afectado.

Hasta el momento, los gremios que han tenido diálogo por la negociación del año próximo son Luz y Fuerza, Aceiteros y Encargados de edificios, que acordaron un 23% aproximado y consiguieron sumas salariales por encima de la media.