Violando la autonomía universitaria, con gases lacrimógenos y balas de gomas, Gendarmería Nacional reprimió a docentes y estudiantes que se encontraban ocupando pacíficamente la sede del vicerrectorado de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), en General Roca.

Hace más de ochenta días, la comunidad de la UNRN mantenía ocupadas las instalaciones en reclamo de mejoras salariales, estudiantiles y presupuestarias, hasta ayer, cuando a raíz de una orden del juez Hugo Greca se avanzó con un violento desalojo. 

Según relataron alumnos, el operativo incluyó una docena de camiones de Gendarmería con unos doscientos efectivos que rodearon el predio, reprimiendo a quienes estaban afuera manifestándose. Adentro, en tanto, se encontraban seis estudiantes y dos docentes, que fueron detenidos.

“Los sacaron arrastrando del vicerrectorado”, relató Agustín Urrutia, vocero de la asamblea interclaustro. “Responsabilizamos de lo sucedido, de las agresiones y la represión, no solamente al juez Hugo Greca, sino también a Carlos del Bello, rector de la Universidad, que avaló todo esto, y al vicerrector Carlos Arzone”, apuntó. Los repudios al accionar de los uniformados a cargo de la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, fueron generalizados. 

Los detenidos fueron trasladados al Juzgado Federal, donde fueron indagados y detenidos pasadas las 17 hs. “Esto muestra una vez más la impunidad de la avanzada represiva contra los sectores que se organizan contra las medidas de ajuste de los gobiernos provinciales, funcionales al gobierno nacional”, denunciaron desde la CORREPI.

Los estudiantes destacaron que, paradójicamente, la represión se dio el Día Internacional de los Derechos Humanos, y consideraron que “no es anecdótico” que elijan este día. “Esto demuestra las verdaderas intenciones del gobierno nacional, entongado con las autoridades de la Universidad Nacional de Río Negro”, sostuvo Urrutia. “Es la primera vez que se reprime a estudiantes desde la dictadura”, agregó.