La recesión económica provoca que veinticinco empresas cierren sus puertas cada día, según señalaron las organizaciones de Pequeñas y Medianas Empresas (pymes) que se movilizaron este jueves al Congreso para pedir soluciones urgentes al gobierno nacional y a los legisladores.

Cerca del mediodía, integrantes de organizaciones pymes se ubicaron frente al Congreso donde extendieron una bandera con el mensaje “Ni una pyme menos”.

Axel Kicillof (diputado nacional, uc): “Se cierran negocios y empresas todos los días y hay una infernal falta de preocupación de las autoridades”.

“Antes de la devaluación de la moneda nacional y del inicio de la recesión la tasa de mortalidad de las pymes era de 10 cada 24 horas, hoy la cifra ha escalado de manera dramática, cierran sus puertas 25 empresas cada día”, sostuvieron en un comunicado conjunto entre las ocho organizaciones que convocaron.

Los empresarios ligados a pymes de los sectores de la industria gráfica, panaderos, papelera, calzado, plástico, juguete, textil, química, pesquera, metalúrgica, alimenticia, marroquinera, entre otros, se reunieron luego con diputados nacionales opositores para  pedirles un proyecto de ley para favorecer al sector.

Entre las medidas que afectan a las pymes están “los perjuicios que generan los embargos de cuentas por atrasos en los pagos impositivos, la aplicación de altas tasas de interés bancarias que imposibilitan el financiamientos y el incremento de los impuestos”.

“Pedimos medidas de emergencia y con urgencia a los legisladores nacionales”, dijo a Contexto Leo Bilanski, presidente de la asociación Empresarios para el Desarrollo Argentino. “Necesitamos salvar el año que viene 5.000 pymes y 35.000 puestos de trabajo industriales. Si no hay legislaciones adecuadas y de emergencia, vamos a ver cómo esta tendencia, que es destructiva del aparato productivo nacional, va a continuar hasta fines de 2019”.

En el comunicado conjunto, las organizaciones también cuestionaron “el daño a las exportaciones ante la aplicación de nuevas retenciones y la eliminación de los reintegros a las exportaciones; y la necesidad de descontar el bono de fin de año de la Declaración Jurada de aportes y contribuciones del empleador”.

A su vez, en el documento que les entregaron los empresarios a los diputados, pidieron la suspensión de los embargos de AFIP por 180 días y el compromiso de los legisladores de tratar el año próximo un proyecto de reforma tributaria que diferencie a las pymes y contemple sus necesidades.

En materia tarifaria, para contrarrestar el “descomunal y arbitrario aumento de tarifas dispuesto por el gobierno” que provocó el cierre de miles de pymes, piden que “se retrotraigan las tarifas a noviembre de 2017 y se exija a las empresas prestadoras de servicios la pesificación de las mismas”.

Con respecto al comercio exterior, piden que “se regulen las importaciones de productos fabricados y/o producidos en el país, por medio de una Comisión Bicameral de la cual seamos miembros consultivos”.

Entre los presentes estuvieron Agustín Rossi, Axel Kicillof, Fernanda Vallejos, Laura Alonso, Walter Correa, Leopoldo Moreau y Daniel Scioli (FpV-PJ); José Ignacio De Mendiguren, Marcela Passo, Vanesa Massetani, Alejandro Snopek (Frente Renovador); Daniel Arroyo (RedxArgentina) y Luis Contigiani (Frente Progresista Cívico y Social, Santa Fe).

Fernanda Vallejos (diputada nacional, uC): “Los diputados estamos reunidos con empresarios Pymes. Resaltan la necesidad de un giro de 180 grados en la política económica”.

“Los diputados estamos reunidos con empresarios pymes. Resaltan la necesidad de un giro de 180 grados en la política económica que vire hacia un proyecto de industrialización y defensa del trabajo argentino”, dijo Vallejos.

Por su parte, Axel Kicillof afirmó que “se cierran negocios y empresas todos los días y hay una infernal falta de preocupación de las autoridades”. Y añadió: “Parece que el cierre de empresas no fuera un problema, pero es la muerte de los puestos de trabajo”.