Por Pablo Pellegrino

Como adelantó Contexto la semana pasada, el vaciamiento de la dependencia que tiene a su cargo la flota oficial de helicópteros y aviones de la provincia es suplida con naves de empresas privadas que ostentan millonarios contratos con el Ministerio de Seguridad de Cristian Ritondo.

Una de esas firmas pertenece a Marcelo Scaramellini, dueño de la constructora Ecodyma, contratista de obra pública. La gobernadora viajaría en tres de los helicópteros del empresario, uno de ellos recordado por haber trasladado a Amado Boudou en la localidad de Necochea durante seis minutos, que le valió una causa por dádivas al exvicepresidente.

De acuerdo a los registros públicos de FlightRadar24.com, en la última semana dos de las naves de Scaramellini pasaron al menos ocho veces por la base militar de Morón a la que María Eugenia Vidal se mudó a comienzos de 2016 por cuestiones de seguridad.

Ayer, mientras recorría los talleres de trabajo del penal de Olmos, un Bell 407 matrícula LV-CZY perteneciente a la firma JasFly S.A., propiedad de Scaramellini, la esperaba fuera para emprender un vuelo de dieciocho minutos hasta la Ciudad de Buenos Aires. En total fueron seis los vuelos que realizó el helicóptero durante el transcurso del 4 de diciembre y en cinco oportunidades la nave aterrizó en la base militar de Morón durante el mismo día.

El día anterior, el mismo LV-CZY se dirigió desde la base donde reside la gobernadora hasta el helipuerto del Estadio Ciudad de La Plata y horas más tarde realizó el mismo trayecto de vuelta. Finalmente, el miércoles pasado la misma máquina realizó un viaje desde la Capital Federal hasta la base militar con destino final a La Plata.

A estos ocho vuelos que pasaron por la casa de Vidal en Morón hay que agregar uno más realizado por el otro helicóptero del dueño de Ecodyma, también un Bell 407 matrícula LV-FTQ, que realizó el trayecto Buenos Aires-Morón-La Plata el 27 de noviembre pasado.

Cabe recordar que, como ya informó este medio, los vuelos de la gobernadora con empresas privadas se producen al mismo tiempo que casi toda la flota propiedad de la provincia está fuera de servicio. De los seis helicópteros que tiene la Dirección Provincial de Aeronavegación Oficial –que, entre otras cosas, realizaban vuelos sanitarios por todo el territorio bonaerense– sólo funcionaría uno, y los aviones para vuelos oficiales están todos fuera de servicio.

En 2016, según consta en los expedientes disponibles en la web de la Gobernación, el Ministerio de Seguridad realizó una contratación directa de cien horas de vuelo en helicópteros de la empresa de Scaramellini por un monto de 3.250.000 de pesos. En 2017, Jas Fly S.A. obtuvo una nueva contratación directa por un total de 8.799.700 pesos en concepto de “servicio de alquiler de aeronave”.