Horas antes del inicio de la sesión para discutir el Presupuesto 2019 en la provincia, una multitudinaria movilización marchó por las calles de La Plata para repudiar el proyecto que definen como “un presupuesto de ajuste”. Ambas CTA, ATE, los judiciales de AJB, CICOP, los docentes y las organizaciones sociales plegadas en la CTEP, Barrios de Pie y la CCC, se presentaron en los alrededores de la Legislatura, donde un contundente despliegue policial blindó los alrededores del palacio.

“Presupuesto redistributivo, salario digno y paritarias libres” fue la consigna con la que los gremios estatales convocaron a movilizarse durante el mediodía de ayer para rechazar de manera enfática el proyecto elaborado por María Eugenia Vidal, entre cuyas principales críticas se ubica la destinación de más de 56 mil millones de pesos para los “servicios de deuda pública”, como también el posible traspaso de los subsidios de servicios públicos –como transporte y energía eléctrica– de la provincia a los municipios.

Francisco Banegas (secretario general de ATE en el Astillero): “Hoy venimos a reclamar una vez más por nuestro presupuesto, para que se amplíe; que contemple la estabilidad laboral de los 3.151 compañeros”.

Las diferentes columnas de todo el territorio bonaerense se concentraron en la zona de Plaza Italia para luego partir hacia Plaza San Martín, donde se detuvieron frente a la Gobernación para luego ubicarse frente a las vallas que rodeaban la Legislatura. En el escenario principal tomaron la palabra los principales voceros de los sectores convocantes, entre ellos el secretario general de ATE, Oscar de Isasi, junto al titular del gremio de la salud CICOP, Fernando Corsiglia, y el referente de la Asociación Judicial Bonaerense, Pablo Abramovich.

“Aquí en la Legislatura se ha presentado un proyecto de presupuesto que va a contribuir a más desigualdad y más pobreza. Se ha presentado un presupuesto que vuelve a golpear la salud, la educación; que vuelve a golpear políticas de niñez, de desarrollo social y de justicia. Que aumentó el 100% el pago de los intereses de la inmoral deuda pública. Este es un presupuesto de hambre, que perjudica a los bonaerenses, por eso vinimos hoy a decir que no”, expresó De Isasi, quien dirigió su discurso a “aquellos que vinieron a la carpa del astillero, se sacaron la foto y salieron en los medios a favor de los trabajadores, y quizás terminen ahora levantando la mano para dar legitimidad al presupuesto de Vidal”.

En esta misma línea, los trabajadores y profesionales de la salud también hicieron sentir su voz de rechazo contra el presupuesto de Vidal y reafirmaron su reclamo inmediato de reapertura de paritarias. Fernando Corsiglia afirmó: “Este presupuesto está realizado bajo los dictados del Fondo Monetario Internacional. Por eso es indistinguible de lo que pasó a nivel nacional. El proyecto de Vidal tiene como monto principal 77 mil millones de pesos de pago de intereses de una deuda que es usuraria. En Salud, en cambio, como pasó en 2017, han vuelto a bajar la partida”.

El vocero de CICOP remarcó que, dada la partida prevista para Salud, los hospitales y centros de atención provinciales tendrían “menos insumos, menos infraestructura, menos posibilidad de diagnóstico y tratamiento y, fundamentalmente, menos trabajadores y trabajadoras”.

Fernando Corsiglia (CICOP): “El proyecto de Vidal tiene como monto principal 77 mil millones de pesos de pago de intereses de una deuda que es usuraria. En Salud, en cambio, como pasó en 2017, han vuelto a bajar la partida”.

En tanto, entre los presentes estuvo también el titular de ATE dentro del Astillero Río Santiago, Francisco Banegas, quien volvió a marchar hacia la Legislatura tras la última medida de fuerza de los trabajadores de la empresa naval por la reapertura de la discusión salarial. En diálogo con Contexto, Banegas sostuvo: “Hoy venimos a reclamar una vez más por nuestro presupuesto, para que se amplíe, que contemple la estabilidad laboral de los 3.151 compañeros. Pero que también haya una parte del Presupuesto para la parte productiva. Tanto el oficialismo como los opositores han tomado el pedido nuestro, esperemos que salga”.

Cabe recordar que, tras lograr frenar las amenazas de despidos suscitadas en el transcurso de este año, el Astillero Río Santiago ahora debe enfrentar las discusiones salariales y la reactivación de los créditos para la adquisición de insumos, hechos que representaron un fuerte conflicto con el gobierno de Vidal.