La Legislatura bonaerense aprobó esta madrugada las leyes de Presupuesto, Endeudamiento e Impositiva correspondientes a 2019. La jornada había comenzado el lunes por la tarde pero se alargó por las negociaciones entre el oficialismo con los legisladores del PJ para eliminar los artículos que implicaban un fuerte ajuste sobre las arcas municipales.

Por su parte, el sector que se expresó como la oposición más dura fue Unidad Ciudadana-FpV, sobre todo en Diputados, donde votó en contra de los tres proyectos con mayores críticas a la toma de deuda y al estado de recesión de la economía.

En el Senado, alrededor de las 23 hs Cambiemos logró, gracias al apoyo de sectores de la oposición, los votos necesarios para girar a la Cámara Baja los tres proyectos cerca de la medianoche. Aunque el tratamiento fue en conjunto, las votaciones fueron separadas debido a que se separó el Endeudamiento del Presupuesto para hacerse con el respaldo del Frente Renovador, que votó en contra del Presupuesto pero a favor del Endeudamiento.

Cambiemos consiguió mayores consensos para el Endeudamiento, que requería los dos tercios, ya que contó con el massismo y una parte del bloque del PJ-Unidad y Renovación. La otra parte de este bloque junto a Unidad Ciudadana-FpV votaron en contra. Fueron 33 positivos contra 13 negativos. Para el Presupuesto, la oposición votó unificada y a Cambiemos le bastaron sus 29 miembros. Con respecto a la Ley Impositiva, la diferencia fue mayor: 31 positivos contra 15 negativos.

En Diputados, la mayor resistencia la dio Unidad Ciudadana-FpV con sus 22 miembros. Para el endeudamiento, los 44 diputados de Cambiemos contaron con el apoyo de los 11 del Frente Renovador, 6 del PJ y 4 del Frente Amplio Justicialista. En tanto que para el Presupuesto Cambiemos también consiguió la mayoría simple, aunque con menor diferencia por el voto negativo de 9 diputados del FR, 6 del PJ-UyR, 3 del FAJ y el monobloque del FIT.

El presupuesto de Vidal contempla gastos por 929.000 millones de pesos, un pedido de endeudamiento de 68.000 millones y de emisión de letras por parte del Tesoro del orden de los 8.000 millones de pesos, a los que se añaden 10.000 millones provenientes del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de ANSES.

En tanto, la Ley Impositiva conlleva un aumento del 38% para el Impuesto Inmobiliario (urbano o rural), que aumenta por segunda vez consecutiva. También crea dos nuevos impuestos al juego, uno para el juego online que hasta el momento no tributaba y otro al premio que se tomará de las máquinas tragamonedas y será de un 2%.

Desde la oposición remarcaron su “preocupación” por la nueva toma de deuda. Desde Unidad Ciudadana afirmaron que “mientras cae la industria y la actividad económica, se duplica la partida de aumento de la deuda”, en línea con la política económica del gobierno nacional de destrucción del sistema productivo por las altas tasas de interés y la profundización del endeudamiento con el FMI.

“A las 6:18 de la mañana termina la sesión de diputados. Nuestro bloque fue el único con asistencia perfecta y que votó contra las leyes de presupuesto, endeudamiento, e impositiva”, tuiteó esta mañana Florencia Saintout, presidenta de este bloque. A pesar de votar divididos, el PJ y el kirchnerismo mostraron mayores cercanías de cara a las elecciones del año próximo.

Afuera, en las calles, un amenazante operativo policial de mil efectivos controló las inmediaciones, como hace el macrismo cada vez que se debaten y sancionan leyes de relevancia política que generan malestar social.

Los legisladores y legisladoras del bloque PJ-Unidad y Renovación, en línea con el reclamo de los intendentes peronistas a María Eugenia Vidal, negociaron la eliminación de la transferencia de costos de la provincia a los municipios. Estos gastos que habían sido trasladados a las comunas por la gobernadora para aliviar el efecto del ajuste de Nación sobre la provincia. Son los subsidios de la tarifa social de electricidad (8.000 millones), del transporte (2.500 millones) y de la recolección de residuos (2.500 millones). También acordaron que los municipios no estén obligados a destinar el 100% del Fondo Educativo en obras: dedicarán los fondos para ese fin en un 50% los del Conurbano y en un 40% los del interior provincial; los porcentajes restantes quedarán a disposición de las comunas para otras necesidades que requiera el sistema educativo. A su vez, se eliminó también la restricción a los gobiernos locales a la hora de establecer un tope a los aumentos del 38% para las tasas municipales.