Por Pablo Pellegrino

“No me gusta usar el helicóptero todo el tiempo porque te genera distancia con la gente. Mirar las cosas desde arriba hace que pierdas perspectiva, si te movés todo el tiempo arriba de un helicóptero dejás de ver la realidad. Trato de ser muy disciplinada porque obviamente es cómodo y es más rápido”, dijo la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, durante una entrevista en el programa Animales Sueltos en mayo del año pasado.

Desde que a comienzos de 2016 decidió mudarse a una base militar en Morón, la movilidad aérea de la gobernadora ha sido un eje de conflicto por el costo de los traslados diarios desde la nueva residencia hacia la gobernación en la capital bonaerense.

Los viajes de Vidal se mantuvieron, sólo que ahora los realizaría a bordo de un Bell 407 matrícula LV-FTQ perteneciente al empresario de la construcción Marcelo Scaramellini, dueño de la contratista de obra pública Ecodyma S.A.

Los viajes de Vidal se mantuvieron, sólo que ahora los realizaría a bordo de un Bell 407 matrícula LV-FTQ perteneciente al empresario de la construcción Marcelo Scaramellini, dueño de la contratista de obra pública Ecodyma S.A. También prestarían servicios al gobierno provincial dos naves más con matrícula LV-CIB y LV-CZY.

Desde hace tiempo, los trabajadores de la Dirección Provincial de Aeronavegación Oficial (DPAO) denuncian el vaciamiento de la flota que le pertenece a la provincia, compuesta por cuatro aviones y cinco helicópteros que antes del “desguace” se utilizaban para el traslado de funcionarios y vuelos sanitarios.

Según el secretario del Interior de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas, Nicolás Capella, “la misma asfixia que están haciendo en Aerolíneas la están haciendo en la Dirección Provincial”. El dirigente explicó que la DPAO se encontraba hasta 2017 bajo la órbita de la Secretaría General de la Gobernación, pero para evitar la sindicalización de los trabajadores y medidas de fuerza que pudieran complicar los vuelos de la gobernadora, el organismo pasó a depender del Ministerio de Seguridad. “Si los trabajadores deciden hacer un paro, no importa porque tiene a los pilotos de la Policía bonaerense para volar”, dijo.

la Provincia “no tiene ambulancias aéreas: de tres vuelos diarios que se hacían antes para el traslado de pacientes o tres vuelos semanales para el traslado de órganos pasaron a cero”.

Una fuente cercana al organismo de aeronavegación oficial indicó que hoy la provincia “no tiene ambulancias aéreas: de tres vuelos diarios que se hacían antes para el traslado de pacientes o tres vuelos semanales para el traslado de órganos pasaron a cero”.

Pero no sólo serían empresas privadas las que prestan servicios de traslado en helicóptero, también el traslado en avión es realizado por distintas firmas. Las diversas emergencias dictadas por la gestión de Cambiemos en la provincia generaron un escenario propicio para la proliferación de contrataciones directas millonarias, en este caso, del Ministerio de Seguridad que conduce Cristian Ritondo.

Scaramellini constituyó en 2014 la empresa JasFly S.A., y el 31 de diciembre de 2015 se publicó en el Boletín Oficial la inscripción de la firma en el registro de proveedores del Estado. En 2016, según consta en los expedientes disponibles en la web de la gobernación, la cartera que conduce Ritondo realizó una contratación directa de 100 horas de vuelo en helicópteros de la empresa por un monto de 3.250.000 de pesos.

En la web de contrataciones, el segmento de contrataciones con órdenes de compra refleja el fenomenal gasto en servicios prestados por empresas privadas.

En 2017, el mismo ministerio le adjudicó 8.799.700 de pesos en concepto de “servicio de alquiler de aeronave”, nuevamente a través de una contratación directa.

En la web de contrataciones, el segmento de contrataciones con órdenes de compra refleja el fenomenal gasto en servicios prestados por empresas privadas. Otra de las grandes beneficiarias de la política de aeronavegación oficial es la firma Beech Flying S.A., que ingresó al registro de proveedores del Estado en 2016 y recibió ese mismo año contratos por 128.000 pesos por transporte en helicóptero. Ese año, la empresa de San Fernando accedió a una licitación privada realizada también por el Ministerio de Seguridad por un monto de 665.000 pesos. En 2017 ganó una licitación pública por 12.375.000 de pesos y fue contratado de manera directa por poco más de 7 millones de pesos por el mismo servicio de “alquiler de aeronaves”.

Otras empresas que prestan este tipo de servicios al Ministerio, y a la gobernadora, son Pacific Ocean S.A., Flight Tours S.R.L. y American Jet, aunque por montos sustancialmente inferiores a los de las dos anteriores.