Por Pablo Pellegrino

Los datos que difundieron la Secretaría de Trabajo y Empleo de la Nación, conducida por Jorge Triaca –que anunció su salida del gobierno hace pocos días–, y el INDEC de Jorge Todesca reflejan el deterioro paulatino del trabajo registrado y los salarios en el modelo de Cambiemos.

En septiembre hubo 28.900 trabajadores formales menos que en el mes de agosto y en términos interanuales la pérdida de empleos registrados contra septiembre del año pasado alcanza a 70 mil personas, según el Reporte del Trabajo Registrado que elabora la Secretaría de Triaca.

El relevamiento se realiza sobre el universo de personas registradas en alguna modalidad de ocupación, que incluye asalariados del sector público y privado, de casas particulares, monotributistas y autónomos que, según el informe, son unos 12.182.400 trabajadores. Sobre esa base se calcula que habría unos 7.000.000 de personas ocupadas en la informalidad.

En septiembre hubo 28.900 trabajadores formales menos que en agosto. la pérdida de empleos registrados, comparada con septiembre del año pasado, alcanza a 70 mil personas.

Según el informe, de los 70 mil puestos que se perdieron en un año, poco más de la mitad (35.600) fueron del sector privado. En septiembre hubo 29 mil asalariados privados menos, 4.600 menos en el sector público y, entre autónomos y monotributistas sociales, 2.000 puestos menos. Aumentaron los monotributistas (4.900) y personal de casas particulares (1.700).

Un caso paradigmático es el de la industria manufacturera, que desde hace meses muestra señales de agotamiento ante la crisis. La estrepitosa caída de la actividad industrial de septiembre del 11,5% se traduce también en el empleo registrado del sector: 9.300 son los puestos de trabajo que se perdieron.

En el año, el empleo industrial cayó en 42.200 puestos y el dato más alarmante es el resumen de los tres años de gestión de Cambiemos: la producción industrial perdió 107.300 trabajadores registrados.

Cabe destacar que, desde el inicio de la gestión de Mauricio Macri, la apertura comercial, la caída del mercado interno, los aumentos desmedidos en los cuadros tarifarios y las altas tasas de interés que impulsaron la bicicleta financiera se convirtieron en un combo explosivo para los sectores productivos.

Por el lado del salario, las noticias tampoco son buenas. Según estimó la Secretaría de Triaca, los trabajadores formales registraron un aumento interanual del 25,2% de su salario contra una inflación del 40,5% en el mismo período. El cálculo entre ambos arroja una pérdida del poder adquisitivo de casi once puntos.

los trabajadores formales registraron un aumento interanual del 25,2% de su salario contra una inflación del 40,5%.

El INDEC, por su parte, difundió el jueves el índice de salarios que complementa ese último dato, pero agrega los salarios del sector privado no registrado. Según el organismo, en septiembre la variación de los sueldos fue de un 2,9% contra un IPC de 6,5.

El índice de salarios total tuvo una variación interanual del 23,7% contra una inflación acumulada del 40,5% en el mismo período. En este caso, los salarios tienen una capacidad de compra 12% menor que en septiembre del año pasado.

Según el órgano estadístico, durante los primeros nueve meses los salarios corrieron por detrás de la inflación con un 18,6% de aumento contra los 34,2 puntos que acumuló hasta esa fecha el IPC.

De mantenerse esta tendencia a la baja, los salarios registrarían en 2018 la peor caída del poder adquisitivo desde 2002, cuando superó los 25 puntos porcentuales; y, de ser así, Cambiemos ocuparía los dos lugares restantes del podio, ya que 2016 es, hasta ahora, el segundo peor registro.