La gestión de María Eugenia Vidal confirmó que desde la semana próxima trasladará la Dirección Provincial de Ordenamiento Urbano y territorial (DPOUT) a la órbita del Ministerio de Gobierno.

En una manifestación en Av. 7 y 58, donde se encuentra la cartera de Roberto Gigante, sus trabajadores señalaron que la medida es parte de “un proceso de desmantelamiento”, luego de que Provincia haya quitado también la Dirección de Geodesia y la Subsecretaría Social de Tierras y Vivienda que formaban parte de Infraestructura.

Según su sitio, el DPOUT se encarga de “planificar, programar, proyectar y proponer los procesos de gestión urbanística necesarios al ordenamiento urbano y territorial”. Los trabajadores y trabajadoras sostienen que la decisión apunta a “vaciar” el Ministerio y favorecer la relación entre el gobierno y los negocios inmobiliarios.

“Esto es un plan sistemático de desmantelamiento de la obra pública como la concebimos los profesionales y técnicos que pensamos que la obra pública no se maneja como una empresa privada. El objetivo que tienen es hacer manejos con los municipios en épocas preelectorales sin control de profesionales que le digan a la provincia dónde establecer las obras”, dijo a Contexto Adriana Pizarro, secretaria general de la Asociación de Empleados del Ministerio de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires (AEMOPBA).

La gremialista añadió que “con este desguace no va a haber técnicos que planifiquen los barrios de vivienda, las obras hidráulicas, las obras de arquitectura. Lo van a decidir entre gallos y medianoches en el Ministerio de Gobierno entre la gobernadora y los intendentes con la participación público-privada gestionando como negocios inmobiliarios”.

Desde ATE afirmaron que la medida “entorpece todos los procedimientos administrativos en términos de planeamiento territorial”. Además, a nivel salarial, los trabajadores perderían una bonificación del 3% de sus salarios. “Ese 3% está en peligro por la participación público-privada que ya se instrumenta con fuerza en el marco de la ley de Presupuesto 2019 a nivel nacional, que plantea reemplazar la obra pública por financiamiento público-privado en más de un 70% a nivel provincial y que Vidal también lo va a aplicar en la provincia”, dijo Martín Fontela, de la Junta Interna de ATE.

En el marco de la paritaria estatal bonaerense, ATE y FEGEPBA fueron dos de los gremios que, junto a CICOP y AMRA (trabajadores de la salud), rechazaron la oferta salarial del gobierno de Vidal del 32% para este año más un bono de 7.000 pesos, frente a una inflación que superaría el 45%.