A días del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las trabajadoras de la Línea 144 realizaron un “Encuentro por la Estatización” del servicio de atención telefónica, encargado de brindar asesoramiento y recibir las denuncias de mujeres víctimas de violencia machista.

Con paneles y conversatorios, las trabajadoras llevaron adelante el Encuentro en la calle, frente a la Secretaría de Derechos Humanos, de la cual depende la línea de atención, para exigir la reincorporación de Mariana, despedida en mayo, y para visibilizar la crítica situación de precarización a la que son arrojadas por el secretario de Derechos Humanos Santiago Cantón.

“Las operadoras telefónicas y las que coordinan los turnos son todas empleadas de Provincia Net. En el equipo de seguimiento el 70% son contratos autónomos y hay sólo cuatro de planta permanente”, explicó a Contexto Leticia Kelly, delegada de ATE.

“En la Línea 144 y en el Instituto Provincial de Género y Diversidad Sexual somos casi el 90% de trabajadoras precarizadas, sea tercerizadas o con contrato autónomo”, detalló.

Leticia Kelly (ATE): “En la Línea 144 y en el Instituto Provincial de Género y Diversidad Sexual somos casi el 90% de trabajadoras precarizadas, sea tercerizadas o con contrato autónomo”.

Con una violencia machista creciente, el rol de esta Línea es fundamental. La provincia de Buenos Aires tiene el triste récord de ser la región con mayor cantidad de femicidios, que en este año alcanzaron 84 asesinatos, según informó el Observatorio “Ahora que sí nos ven”. Pero las trabajadoras, lejos de ser contenidas por la gestión de María Eugenia Vidal, vienen denunciando no sólo la precarización laboral, sino el vaciamiento de las políticas de género.

“Nosotras planteamos que la Línea es un recurso necesario que deberían cuidar y que por lo tanto las trabajadoras deberían tener condiciones laborales mínimas de dignidad y no ser empleadas de comercio, sino ser reconocida su profesionalidad y lo necesario de esa Línea”, señaló Kelly.

Y abundó: “Y el resto de las patas que tienen que ver con el seguimiento de los casos, con el área de refugios, con todo lo que se hace por fuera, necesitan recursos. Lo que ha hecho la gestión de Vidal es desfinanciar y desguazar los pocos recursos que teníamos para poder laburar con el empoderamiento de las mujeres en la salida de una situación de violencia”.

“Lo que ha hecho la gestión de Vidal es desfinanciar y desguazar los pocos recursos que teníamos para poder laburar con el empoderamiento de las mujeres en la salida de una situación de violencia”

El vaciamiento en las políticas de género se complementa con la falta de personal en la Línea 144. Hoy se encuentra trabajando con 72 operarias y 8 coordinadoras de turno, que atienden mensualmente alrededor de 30 mil llamados. “Hoy en día hay llamados que se pierden”, explicó Guadalupe Rodríguez, secretaria de Género de la Junta Interna de ATE Verde y Blanca.

Rodríguez explicó que cuando esto sucede “desde la gestión aparece una persecución hacia las trabajadoras exigiéndoles al máximo en una tarea que requiere mucho cuidado para quienes la llevan adelante, porque trabajan con situaciones que son realmente estresantes y conflictivas. Entonces, cada trabajadora que encara esta problemática debe ser cuidada. Nosotras estamos denunciando que no hay cuidado de la gestión de nuestras trabajadoras”.

“Las llamadas ingresan a un Call y después se pasan a un equipo de seguimiento cuando lo requieren, cuando hay más conflicto, cuando hay que articular con otras instituciones. Este equipo de seguimiento fue diezmado totalmente con esta gestión”, explicó Rodríguez. En esta área, entre despidos y renuncias por las malas condiciones laborales, el equipo se redujo notablemente y hoy son tan sólo doce.

En este marco, el secretario de Derechos Humanos no ha brindado ninguna solución. “La única respuesta de Cantón fue descontarnos el día”, dijo Kelly. Por la actividad de este jueves, las trabajadoras se verán con un impacto en su salario.