El Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (Inifta) de la Universidad desarrolló un dispositivo de bajo costo denominado Renal Point que posibilitará medir los indicadores claves de enfermedades renales.

Dicho proyecto, explicó el investigador a cargo Esteban Piccinini, consiste en el desarrollo de un dispositivo de monitoreo portátil de bajo costo que consta de dos partes: un módulo sensor muy pequeño, del tamaño de una moneda, y un módulo electrónico que realiza la medición electroquímica y que está conectado por bluetooth con el celular, y mediante una aplicación, que está en desarrollo, un paciente podría realizar la medición de los indicadores renales utilizando una gota de sangre.

Esta iniciativa posee la particularidad de que los sensores utilizan una tecnología de última generación denominada transistores de grafeno de altísima sensibilidad y que no requieren el uso de marcadores químicos ni soluciones reactivas, lo cual lo hace muy interesante como dispositivo portátil. Precisamente su portabilidad y simpleza en el método de utilización hace que cualquier paciente lo pueda utilizar fácilmente desde su casa.

El grafeno, según Piccinini, posee múltiples propiedades que lo convierten en un material ideal en el desarrollo de sensores. Por ejemplo, en el área de medicina, las principales fronteras que se están abriendo están relacionadas con el monitoreo de los niveles en algunas moléculas.

Además, el investigador del Inifta sostiene que la génesis del proyecto está centrada en el bajo costo del dispositivo para que pueda estar disponible en nuestro país y con posibilidades de exportarlo.

Piccinini también destaca que “con el desarrollo del dispositivo de bajo costo Renal Point apuntamos a una realidad más cotidiana de la gente no tan sólo de nuestro país para favorecer la calidad de vida de aquellos pacientes que padecen enfermedades renales”.

“Actualmente nosotros estamos participando en un concurso relacionado con planes de negocios con base tecnológica, donde entre otras cuestiones hay que resolver temas relativos a patentamiento, validaciones técnicas y clínicas; lo cual hace suponer, de cumplirse correctamente estas etapas, que en el lapso de un año y medio o dos años Renal Point pueda estar en el mercado”, completó el científico.