La fábrica Paquetá, que fabrica calzados para Adidas, confirmó su cierre desde enero del año que viene, medida que deja sin trabajo a los 650 trabajadores de su planta ubicada en el partido bonaerense de Chivilcoy. La empresa de capitales brasileños justificó el recorte en la caída en la compra de zapatillas por parte de la multinacional alemana, debido a la merma del consumo interno que provoca la recesión económica que atraviesa el país.

Así lo señaló la propia empresa en medios de Brasil, y quedaron truncas las intenciones del gobierno de la provincia de Buenos Aires para contener los despidos en la fábrica que más puestos de trabajo genera en Chivilcoy.

La empresa había adelantado en agosto la medida de avanzar en un proceso de suspensiones con salario y vacaciones adelantadas por la acumulación de stocks, y finalmente la concretó.

Paquetá se instaló en el parque industrial de Chivilcoy en 2006 y llegó a tener 1.200 empleados y a producir mensualmente 55 mil pares de zapatillas a principios de 2017. Diciembre de este año sería su último mes de producción.

Una semana atrás, el Ministerio de Trabajo de la provincia había dictado la conciliación obligatoria hasta el 27 de noviembre, período en el que la empresa no podrá concretar despidos y los trabajadores no podrán hacer medidas de fuerza. El martes, en tanto, en una reunión realizada en la delegación del Ministerio de Trabajo en Chivilcoy donde participaron representantes de la empresa, del gremio UTICRA y delegados de la fábrica, se confirmó que Paquetá cerrará sus puertas desde enero. Según medios locales, 178 trabajadores aceptaron retiros voluntarios mientras que 412 deberán esperar a que se levante la conciliación obligatoria.

https://twitter.com/adidaschivilcoy/status/1064522633541238786?s=19

Desde que se conoció el cierre, los trabajadores y sus familias han realizado movilizaciones para visibilizar el caso. A nivel nacional la situación llegó al Congreso de la Nación a través de la diputada de Unidad Ciudadana Fernanda Vallejos, quien presentó un proyecto de resolución en el recinto para pedir explicaciones al ministro de Producción Dante Sica, cartera de la que depende la Secretaría de Trabajo, para proteger los puestos de trabajo.

“La recesión encuentra sus causas en la abrupta caída de la capacidad de consumo de los argentinos y argentinas, fruto de la devaluación, la inflación y la desacertada política tarifaria”, afirmó Vallejos. “A esto debemos sumarle la apertura unilateral e irracional de importaciones que golpea por partida doble a nuestra industria nacional”, añadió.

El gremio UTICRA, por su parte, apuntó también contra “la política económica del gobierno, su rol cuasi inexistente y directamente contrario al incremento productivo de nuestra actividad”. Añadieron que este contexto de caída de la actividad industrial “arrastra a situaciones similares a prácticamente todas las empresas de nuestra actividad”.

La situación de Paquetá se enmarca en la caída del empleo a raíz de las políticas de ajuste de Cambiemos. Según un informe del Centro de Economía Argentina (CEPA), como consecuencia de la devaluación y la crisis cambiaria, en el último bimestre hubo un marcado aumento de los despidos: 20.872 trabajadores perdieron su empleo, contra los 3.087 del mismo período de 2017. El sector más afectado sigue siendo la industria.

A su vez, el INDEC indicó que hasta agosto la industria textil, una de las más perjudicadas, funcionaba al 53,4% de su capacidad instalada. En las firmas de calzado Dass, Gaelle y Alpargatas también hubo una ola de despidos. Sólo entre estas, más Paquetá, se contabilizan en 2.100.