Las paupérrimas condiciones en las que trabajan los empleados y empleadas del Cementerio de La Plata representan un problema de larga data que ayer volvió a tomar visibilidad con una jornada de protesta realizada en el predio. Sepultureros, encargados de mantenimiento y administrativos confluyeron en una retención de tareas para reclamar mejoras en las condiciones laborales, hecho que había sido saldado en un acta firmada con Julio Garro hace un mes, pero que el Municipio decidió ignorar e incumplir.

“Ya hace dos años que este es un problema que tenemos con el Municipio. Lo que planteamos era régimen de horario y de contratos. Ante eso, se presentó hace un mes por parte de la secretaría de Obras Públicas Emanuel Otero para que los gremios y el Municipio firmemos un acta donde se comprometían a darnos dos contratos más y cinco regímenes de horarios. Pasaron meses y no sólo no cumplieron con lo pautado, sino que además dieron de baja a dos jefes nuestros”, explicó a Contexto Emanuel De Matías, delegado de ATE dentro del cementerio.

emanuel De Matías (delegado de ATE dentro del Cementerio): “Pasaron meses y no sólo no cumplieron con lo pautado, sino que además dieron de baja a dos jefes nuestros”.

El incumplimiento de la Comuna fue la gota que volvió a derramar el vaso para el conjunto de trabajadores que, al día de la fecha, realizan su trabajo sin herramientas ni indumentaria adecuada y no cuentan con la higiene necesaria. Según ATE, desde hace “más de ocho meses ni siquiera cuentan con un camión de traslado para los fallecidos que no pueden pagar el servicio”, y que “el servicio lo terminan haciendo los empleados de las cocherías”.

De Matías agregó: “La mayoría de las cosas faltan. Nos mintieron a los gremios y al conjunto de trabajadores. Somos cincuenta y pico de personas que trabajamos, entre administrativos y sepultureros. Nosotros trabajamos con restos humanos, y en ocasiones los tenemos que sacar sin guantes. No tenemos lavandina para lavarnos las manos. No tenemos baños, ni equipos de agua para trabajar cuando llueve”.

Hace semanas había quedado establecida la decisión de realizar un paro por tiempo indeterminado para visibilizar y denunciar la falta de materiales para realizar las labores cotidianas, pero la gestión dictó una conciliación obligatoria.

Según denuncian desde ATE y UPCN, dos de los gremios que funcionan en el establecimiento, la llegada de Garro fue para peor: “Hasta entonces había conflictos pero se podían solucionar, se podía llegar a un entendimiento. Pero hoy por hoy, pudiendo solucionar estos problemas, prefieren quitarnos y recortar. Estamos con el miedo permanente a que no nos renueven los contratos y reducir lo que más puedan”.

Al problema de condiciones laborales de los trabajadores se suma, además, el deterioro del patrimonio arquitectónico y cultural del Cementerio a causa de la falta de mantenimiento

En tanto, las autoridades del cementerio lograron disponer de una nueva reunión dentro de diez días donde retomarán el diálogo para analizar qué solución podrían ofrecer. Al problema de condiciones laborales de los trabajadores se suma, además, el deterioro del patrimonio arquitectónico y cultural del cementerio, a causa de la falta de mantenimiento.

“Es una vergüenza que estemos parando el cementerio y tomando estas medidas por algo tan básico como palas, ropa y cinco regímenes de 10.000 pesos cada uno. Esos contratos les cambian la vida a compañeros que no tienen nada, ni aportes, ni cobertura social ni nada”, sentenció De Matías.