Malena Díaz Reck es trabajadora en la sede central de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), y su pareja Natalia está embarazada. A punto de ser madre, la trabajadora estatal pidió, como estipula la ley, la licencia por maternidad; sin embargo, desde Asesoría General de Gobierno, en un claro hecho discriminatorio, recomiendan otorgarle una “licencia por paternidad”.

Luego de varios tratamientos, Malena y Natalia se encaminan a concretar su deseo de ser madres. Hace tres meses, la trabajadora de ARBA solicitó la licencia de maternidad. Hoy, cuando Natalia cursa el séptimo mes de embarazo, las respuestas no son positivas.

Si bien Díaz Reck no fue aún notificada, le informaron que la negativa del gobierno de María Eugenia Vidal a través de la Asesoría es que la licencia por maternidad se otorga ante la necesidad del descanso y recuperación que requiere la mujer con motivo del parto y en este marco, al ser madre no gestante, consideran que Malena debería tener la de paternidad, que es sólo de tres días. Cabe destacar que, en caso de madres y padres adoptantes, la licencia es de tres meses aunque tampoco sean gestantes, por lo que la respuesta de la Asesoría entra en contradicción.

“Me siento discriminada porque me están diciendo que me dan la licencia por paternidad y yo no me siento padre ni varón. Me siento mujer y madre”, explicó a Contexto Díaz Reck, quien consideró que “hay un vacío legal”.

“La ley habla de licencia por maternidad para el personal femenino y de paternidad para personal masculino. Como yo soy personal femenino me corresponde la licencia que dice la ley, que son tres meses. La ley no diferencia entre gestante y no gestante”, explicó la trabajadora de ARBA. “Hay un concepto arcaico de lo que es la familia”, agregó.

En Capital Federal hay un antecedente reciente en el caso de dos madres, en el que la no gestante, una docente, obtuvo su licencia por maternidad tras recurrir a la Justicia mediante un amparo. La Justicia consideró que esta licencia ”no tiene en miras si la mujer a la cual se le otorga resulta ser la madre gestante o no, sino el interés superior del niño o niña y su derecho a poder disfrutar de la familia los primeros meses de vida, sin importar si los une o no un vínculo biológico”.

Con este antecedente, las madres de Brunna este viernes irán a la Justicia mediante una medida conocida como “autosatisfactiva”. “Los tiempos nos corren, la bebé nace en enero. Entonces, antes de que empiece la feria judicial hay urgencia, y no puedo seguir esperando que me respondan de ARBA”, explicó Díaz Reck. “La idea es sentar jurisprudencia”, agregó.

Licencias al progenitor no gestante

La legislatura porteña, fomentando el cuidado compartido, extendió hasta 45 días las licencias al progenitor no gestante, con la posibilidad de extenderlo hasta 120 días sin goce de haberes. “Este proyecto apunta a conciliar la vida laboral y familiar de los trabajadores, e incorpora conceptos novedosos que no estaban en la ley, como la ‘corresponsabilidad parental’, para contribuir a la distribución igualitaria de las tareas de cuidado; la ‘diversidad de géneros’, para contemplar a todas las identidades de género; y la ‘diversidad de familias’, acompañando los cambios sociales que estamos viviendo”, explicó el diputado Mariano Recalde.

En la provincia, la Cámara de Senadores dio media sanción a una iniciativa para extender licencias para madres y padres, pero no habla de diversidad de familias. En el caso de la licencia por paternidad, la iniciativa considera que serán “15 días para la persona que acredite responsabilidad parental”, mientras que establece catorce semanas para las personas gestantes.