Por Ramiro García Morete

“Armemos una banda… ¡ya recontra fue todo!”. Para un músico –o cualquiera que ama– lo único que fue y no quiere que sea más. Francisco Alba y Agustín Báez ya tenían el nombre antes que la banda, así como algunas certezas. Ambos compañeros de la carrera de Cine no querían repetir ciertas dispersiones estéticas y enérgicas de bandas anteriores. Pero, pasados los treinta años, ¿qué otra cosa mejor para hacer en una ciudad donde podés ver a tu ex junto a mi ex en una feria de ropa unisex, el sueldo de un monotributista se va en cerveza artesanal y “lo peor está por venir”?

A mediados de 2016, computadora y sintetizadores de por medio, se juntaron en la casa de Agustín. Con los viejos discos de Pavemente y Guided By Voices dialogando con el indie contemporáneo y sin perder la herencia hardcore de uno de ellos, las primeras maquetas apenas sugerirían un camino. En el andar aparecerían viejos y buenos conocidos, como Emiliano Ruffo en el bajo y Matías Moscoso en la batería. Pero la visión aguda de Antu La Banca (Nunca Fui a un Parque de Diversiones) daría forma a un álbum debut lleno de canciones poderas y guitarreras, con un agudo humor y delicadas capas de producción.

Recién editado, Esto no es una democracia es una auspiciosa carta de presentación de Ya Re Contra Fue Todo. Aunque, claro está, todo está por venir. Será mejor.

De entrada, Francisco se muestra feliz con la flamante publicación: “Estamos contentos. Es una consagración en lo personal y lo profesional. No puedo creer que esté ahí, que tenga un rostro, los temas, las letras… Y el feedback es muy positivo. Te llena de alegría”.

Atrás quedaron varias maquetas y un sonido que pasó de casero a potente. “Queríamos cerrar esa etapa. Cuando empezamos a grabar quisimos llevarlo a un punto de escucha bien alto. El aporte de Antu fue básico, porque tiene una visión muy distinta. Así que hubo una especie de convergencia para hacer un disco rockero”.

Con versos como “Yo no quería venir acá/ Prefiero quedarme toda la noche en mi casa, tirado”, o la letra completa de “La Plata”, YRCFT expone la ironía y su vínculo con la endogamia platense: “Soy re platense y cruzo por el medio de la calle. Esperemos que se entienda que es una sátira y que señala algo en lo que uno mismo está envuelto. Nos interesa que el público se sienta identificado y se ría de las situaciones”.

Si bien no desconocen la coyuntura, Esto no es una democracia no tiene tanto asidero en lo político sino en un broma sobre la incidencia de la dupla original a la hora de tomar decisiones. Sin embargo, reconoce el aporte del bajista y el baterista, que han potenciado la composición. Al punto de que el show a brindar el 8 de diciembre en Casa Unclan (5 e/ 63 y 64) irá más allá del disco con una cantidad igual de temas nuevos.

Lo que vendrá lo van viendo día a día. “Por eso funciona. No tenemos fechas límites. Todo se consulta a medida que va creciendo. Queremos que esté el objeto, para trabar una puerta o nivelar. Tratamos de que la moral esté alta. En vivo tocamos arriba y que la gente esté incluida. Nos estamos dando a conocer. Tratamos de mantener un espíritu feliz. A pesar de que alguna letra sea sombría. Es un poco la vida eso”.

Escuchar YRCFT: “Esto no es una democracia”