Los maestros del Frente de Unidad Docente (FUD) llevan adelante un paro de veinticuatro horas en reclamo al gobierno de María Eugenia Vidal para que llame a paritarias para resolver el incremento salarial. La medida contó con una movilización a la Casa de la Provincia en C.A.B.A., donde realizaron un acto central, y prosigue mañana miércoles con actividades distritales.

Según los gremios, la adhesión fue en promedio del 90%. Desde el gobierno, en tanto, desacreditaron la protesta y la calificaron como “una acción de choque contra el gobierno”, según afirmó el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas.

Con la paritaria estancada, la gobernadora se limitó a dar sumas a cuenta de futuros aumentos del 30% a septiembre. El de este lunes fue el paro número veintinueve de este ciclo lectivo y será el año más conflictivo desde el establecimiento de las negociaciones paritarias en 2002.

El secretario general de Suteba, Roberto Baradel, señaló que, de acuerdo con los ofrecimientos del gobierno, los docentes quedarían diez puntos por debajo del avance de la inflación. En la última reunión paritaria, Vidal propuso aumentos del 30% a septiembre y a revisar en diciembre. “La inflación está cerca del 40% y nuestro acuerdo está en 30%, con lo cual estamos un 10% abajo”, dijo Baradel. Y añadió que exigen el establecimiento de una cláusula gatillo que equipare de modo automático los salarios a la inflación.

Roberto Baradel (Suteba): “La inflación está cerca del 40% y nuestro acuerdo está en 30%, con lo cual estamos un 10% abajo”.

A un mes del fin del ciclo lectivo, la paritaria todavía no llegó a una resolución. “El gobierno no tuvo intención de generar un canal de diálogo y negociación con nosotros. Intentaron poner pautas salariales a la baja y hoy estamos reclamando por la paritaria y por escuelas seguras”, agregó Baradel, en referencia al reclamo por mejoras en las condiciones edilicias. También indicó que, de no haber acuerdo, el año próximo no comenzarán las clases.

Por su parte, Miguel Díaz, titular de UDOCBA, afirmó: “Los docentes no podemos seguir esperando. Que la gobernadora cumpla con los fallos que le ordenan ajustar el salario de acuerdo a la inflación que marca el INDEC”. Y añadió: “Quieren agotarnos, cansarnos, que nos deprimamos. Nos dijeron que no podían dar aumento, pero salió un 19%, luego un 11%. Seguimos todavía muy detrás de la inflación”.

Miguel Díaz (Udocba): “Quieren agotarnos, cansarnos, que nos deprimamos. Nos dijeron que no podían dar aumento, pero salió un 19%, luego un 11%. Seguimos todavía muy detrás de la inflación”.

El paro también fue contra la decisión de Provincia de municipalizar la infraestructura de las escuelas y el Servicio Alimentario Escolar (SAE), y contra el Presupuesto 2019 que la gobernadora giró a la Legislatura, donde será tratado en las próximas semanas, que prevé fuertes recortes en políticas sociales, de salud y educación. En ese presupuesto, mientras los fondos destinados a educación suben un 35% en comparación a los de este año, los destinados al pago de la deuda que contrajo la provincia ascienden un 100%.

La tensión entre el gobierno y los gremios fue en alza en las últimas semanas. Lejos de convocar para llegar a un acuerdo, Vidal dio declaraciones que generaron malestar en los docentes, cuando cuestionó las medidas de fuerza de los trabajadores de Aerolíneas Argentinas: “¿Es justo que se discuta un aumento salarial para un piloto que gana 200 mil cuando un docente gana 33 mil promedio?”, había dicho la mandataria. Los gremios cuestionaron esa cifra y pidieron que llame a paritaria en lugar de hablar sobre el tema en los medios.

Las irregularidades registradas a la hora de cobrar los sueldos también caldearon el clima. Muchos docentes se encontraron con descuentos o deudas a la Dirección General de Cultura y Educación al momento de cobrar octubre.