Por falta de respuestas de Julio Garro, cortaron el paso de 44 y 173

Vecinos de los barrios Gigante del Oeste, Centinela, Las Cañitas y Nueva Esperanza decidieron hacer visible el calvario que sufren debido a las calles en mal estado, la falta de luminarias, la inaccesibilidad al transporte público, entre otros puntos.

119

Tras diferentes reclamos realizados en los últimos meses por el abandono municipal, vecinos de los barrios Gigante del Oeste, Centinela, Las Cañitas y Nueva Esperanza decidieron cortar la zona de 44 y 173 en reclamo de respuestas por parte del gobierno de Julio Garro. El abandono de las calles, la falta de iluminación, la falta de acceso al transporte público y un abandono de la zona que propicia hechos de inseguridad son los principales problemas que padecen en la zona.

“Se trata de una intervención de los vecinos en la zona para expresar nuestro descontento por la ausencia del Estado. Fundamentalmente en materia de infraestructura y seguridad. Venimos sufriendo hechos delictivos continuos”, dijo a Contexto Daniel Santu, vecino del Gigante del Oeste.

Según explicó, la gota que derramó el vaso fue la “entradera” que sufrió una vecina de la zona junto a sus hijas. Fueron encerradas en el baño durante doce horas a punta de pistola y desvalijadas. En esa ocasión realizaron una primera asamblea, con una hora de corte de calle. Ahora se sumaron otros barrios con los mismos reclamos.

“Es una situación generalizada. Queremos presentar un petitorio. Esto es algo que ya desde hace dos años venimos señalando. Desde que construimos el barrio, vino Garro cuando asumió y prometió cosas que de nuevo no cumplió. Necesitamos seguridad, necesitamos obras de infraestructura. Es parte de las enormes demandas de la periferia platense”, agregó Santu.

Además de la inseguridad y la falta de infraestructura básica, también se suma la falta de semáforos y de llegada de micros a la zona del Gigante del Oeste, por lo que los residentes deben recorrer mucha distancia a pie, donde en general son asaltados.

Gigante del Oeste es el lugar donde un grupo de familias eligieron vivir y construir su primera y única casa de uso permanente. Se trata de 432 familias que se unieron para hacerle frente a la especulación inmobiliaria, luego de salir beneficiados por el crédito Pro.Cre.Ar. el 22 de octubre de 2013. Abarca dos espacios comunitarios y una plaza, y está demarcado por las calles 47, 173, 52 y 177 de Lisandro Olmos.