En un clima de plena incertidumbre por los efectos que acarrearía la aprobación del Presupuesto 2019, cooperativas y mesas de trabajo vinculadas a la producción de panificados realizaron una protesta frente a la Gobernación de la provincia para hacer visible la escalada de precios en la harina e impulsar el proyecto de ley para “declarar al pan como un bien social”.

Se trata de una iniciativa de la Mesa de la Economía Social y Popular (MESyP), junto a la Federación de Trabajadores de la Economía Social (FETRAES), que este viernes realizaron un feriazo en Plaza San Martín de La Plata. Con una radio abierta que acompañó la actividad, se llevó al espacio público la necesidad de instalar este proyecto en la Legislatura bonaerense para garantizar por ley el pan en los sectores más vulnerables.

“La idea es generar diferentes unidades productivas de pan, que den trabajo a los compañeros que quedaron sin trabajo. Generar una cadena de venta en distintos lugares. Además, la MESyP viene exigiendo desde hace rato que el Estado intervenga en la producción de pan, tener una bolsa de harina especial para el pan de la República. Sabemos que esto tendrá trabas, pero sostenemos que el pan es un bien social irrenunciable”, dijo a Contexto Marcelo Ardeti referente de la MESyT, ayer presente en Plaza San Martín.

MArcelo Ardeti (MESyP): “La idea es generar diferentes unidades productivas de pan, que den trabajo a los compañeros que quedaron sin trabajo. Generar una cadena de venta en distintos lugares”.

Para difundir el proyecto de ley que declara el pan como bien social, por la mañana la Mesa organizó un “panazo”: ofrecieron bolsas de pan a 35 pesos el kilo, el pan lactal a 40 pesos, la docena de facturas a 65 pesos, dos prepizzas a 28 pesos, y el pan dulce con frutas a 75 pesos. En tanto, por la radio abierta pasaron figuras como el concejal platense de Unidad Ciudadana Gastón Castagneto y el vicepresidente del PJ, Ariel Archanco.

Respecto del proyecto de ley y su relación con las cooperativas panificadoras, Juan Carlos Sanchetta, fundador de la MESyP en la ciudad de Moreno, expresó: “Este precio al que estamos vendiendo acá el pan hoy podría haber sido el precio en todos lados. Lo que pasa es que los proyectos productivos necesitan ser autosustentables. Hay doscientas familias que lo están logrando y viven de eso. Tenemos un proceso virtuoso”.

El proyecto tiene larga data y ha tomado impulso en los últimos meses gracias a las actividades en la calle impulsadas desde los sectores de la economía social y referentes políticos.

“Suscribí junto a muchos compañeros diputados, que vemos con preocupación el sufrimiento de nuestros compatriotas, un proyecto de ley que tiene como misión declarar el pan como un bien social, estableciendo y garantizando en todo el ámbito de la República Argentina su accesibilidad a través de un precio social federal accesible y de calidad”, había definido Carlos Castagneto hace dos semanas en relación con el proyecto de ley. Y agregó: “Denominamos ‘pan social’ o ‘común’ al producto perecedero, resultante de la cocción de una masa obtenida por la mezcla de harina de trigo, que puede contener sal comestible, y agua potable, fermentada por especies de microorganismos propios de la fermentación panaria”.