Los y las docentes de las Universidades del país harán un paro este viernes ante la negativa del Ministerio de Educación, Ciencia y Cultura que conduce Alejandro Finocchiaro, para adelantar la revisión salarial prevista en la paritaria de este año para diciembre. A raíz de la fuerte escalada inflacionaria durante septiembre y octubre, los gremios piden su adelantamiento. La medida de fuerza contará también con movilizaciones e intervenciones públicas de acuerdo con las disposiciones que adopte cada sindicato de base.

El paro tiene como segundo eje el rechazo a “la lógica de ajuste” del Presupuesto 2019 que aprobó el Senado, diseñado por el gobierno nacional a pedido del Fondo Monetario Internacional (FMI). El miércoles, cuando comenzó la extensa jornada en el recinto, los sindicatos de profesores y profesoras se manifestaron contra los recortes que afectarán el funcionamiento de la educación superior pública para el año próximo.

“Debido al descontrol de la inflación que dejó relegado el acuerdo anterior, pedimos que se adelante para ahora la revisión prevista para diciembre, porque la inflación salarial avanzó un 5% sobre el acuerdo”, afirmó a Contexto Carlos De Feo, secretario general de Conadu, la federación de mayor alcance en la representación nacional que convocó al paro.

carlos De Feo (Conadu): “El descontrol de la inflación dejó relegado el acuerdo anterior. pedimos que se adelante la revisión prevista para diciembre, porque la inflación salarial avanzó un 5% sobre el acuerdo”.

A principios de septiembre y tras un mes de intensos reclamos de docentes y estudiantes que incluyó tomas de los rectorados y masivas movilizaciones, los gremios que representan al sector –Conadu, Ctera, UDA, FAGDUT y FEDUN– acordaron con la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) –a excepción de Conadu Histórica– un aumento promedio del 25%, de acuerdo con las categorías, con dos cláusulas de revisión, una en diciembre y otra en febrero del año próximo.

Antes de decidir el paro, Conadu había entregado una nota planteando el reclamo a Educación. Al no obtener respuesta, avanzó con la huelga.

La “jornada de lucha” que lleva a cabo Conadu tuvo como segundo punto el rechazo al Presupuesto 2019 por los recortes que conlleva para el sector, a través de una movilización el miércoles hacia el Congreso. Allí, en declaraciones a los medios, el secretario de Organización de Conadu, Federico Montero, señaló que los rectores para el año próximo son “importantes”. “De los 150 mil millones de pesos que pidieron los rectores para poder garantizar el funcionamiento de las Universidades, sólo se están garantizando 129 mil, en lo demás la distribución del dinero entre las Universidades es arbitraria”, detalló.

Sobre los ajustes en el presupuesto, De Feo indicó que es engañoso: “Hay ajustes en infraestructura, en becas, en programas, y se le han agregado sumas poco claras que son destinadas a organizaciones no gubernamentales. Esto tiene que ver con la mercantilización y la privatización de la educación”.

Por su parte, Conadu Histórica, la segunda en cantidad de afiliados y nucleada en la CTA Autónoma, hizo paro el miércoles y también se movilizó al Congreso en rechazo al presupuesto. En adelante realizará una campaña de juntada de firmas para pedir la reapertura de la paritaria, recomponer los salarios y exigir un bono de fin de año. Será entregada en el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología el 22 de noviembre, día en el que instalarán una carpa frente al Palacio Pizzurno donde se llevará a cabo un plenario de secretarios generales para definir las acciones a seguir.